Menú Buscar
Interior de la Central Nuclear de Garoña / EFE

El CSN avala la reapertura de la central nuclear de Garoña

La decisión avala que una planta opere más allá de los 40 años y que no tenga que recibir el visto bueno cada diez

3 min

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha aprobado este miércoles un dictamen favorable a la reapertura de la central nuclear de Garoña, en Burgos, siempre y cuando el operador de la planta Nuclenor –participado por Endesa e Iberdrola– cumpla con las inversiones en seguridad que se le exigen. La resolución ha salido adelante con el voto a favor de cuatro de los cinco consejeros que integran el máximo órgano de la seguridad nuclear en España –tres propuestos por el PP y una por el PSOE–, mientras que la quinta representante en el pleno, Cristina Narbona –también propuesta por el PSOE– ha votado en contra.

El CSN ha tomado esta decisión basándose en 167 informes técnicos elaborados en los dos últimos años. Tras el visto bueno del CSN, corresponderá al Ministerio de Energía decidir si autoriza a Nuclenor a volver a conectar la planta a la red, que está parada desde 2012. Finalmente, será el operador quien, de contar con el sí del Gobierno, decida si ejecuta el permiso solicitado para operar la planta hasta 2031, cuando cumpla los 60 años.

PSOE, Podemos y Ciudadanos, en contra

La decisión sienta un precedente histórico hasta ahora en España, ya que no solo se avala que una planta nuclear opere más allá de los 40 años, sino que desliga la revisión integral de seguridad de la central, que se realiza cada diez años, del aval para operar, que se ha dado para 14 años –hasta 2031–. Esto implica que, a partir de ahora, el visto bueno del máximo órgano de seguridad nuclear para que una central opere solo será revocable por cuestiones de seguridad.

La decisión del CSN, se produce con una mayoría parlamentaria –Podemos, PSOE y Ciudadanos– contraria a que Garoña se vuelva a conectar a la red hasta que el Congreso debata de manera calmada si ampliar la vida de las nucleares más allá de los 40 años. Garoña es la planta nuclear sin clausurar –actualmente en situación de parada segura– más antigua de España, opera desde 1970 con un reactor de agua en ebullición fabricado por la compañía estadounidense General Electric, similar al de la accidentada central de Fukushima, en Japón.