Menú Buscar
Jordi Valmaña, director general de Cementiris de Barcelona, en un acto público / CG

La crisis de los nichos deja a Valmaña en la cuerda floja

El director general de Cementiris de Barcelona, orillado por el gobierno municipal, se acerca a la destitución

3 min

La crisis del derrumbe de 144 nichos en el cementerio de Montjuïc de Barcelona ha dejado a director de Cementiris de Barcelona, Jordi Valmaña, en la cuerda floja. El gerente de la sociedad municipal está siendo orillado por el gobierno local, con el concejal de Presidencia, Eloi Badia, al frente.

Según han explicado fuentes cercanas al caso, Valmaña ha sido desplazado de la gestión del conflicto tras dar varios polémicos pasos para intentar remediarlo. Ello le ha acercado a una posible destitución.

"En un principio, Eloi Badia compareció con Valmaña para dar cuenta de la crisis. Ya no lo hace. También se reúne él con las familias, no con el director de la sociedad", han indicado las mismas voces.

La Síndica va por libre

La misma línea de trabajo ha adoptado la Síndica de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, que el 15 de septiembre, día del hundimiento del bloque, acudió al camposanto sin notificarlo. Vilà evitó así que Cementiris le mostrara una versión "edulcorada" del suceso.

"La Síndica ha iniciado su propia investigación. Ello pone más presión sobre Valmaña, pues las pesquisas podrían concluir que el suceso fue evitable", han indicado representantes sindicales.

Antes de conocer los resultados, los hechos contrastados están probados: Vilà actúa como Badia y ha perdido la confianza en quien, en teoría, debería gestionar la reparación, anuncio y compensaciones a las familias.

"Estamos redactando un plan"

Un portavoz de Cementiris ha querido matizar la soledad de Valmaña. "Se informó a las familias del incidente y, a medida que recabamos información respecto a las personas inhumadas, se lo comunicamos", ha manifestado.

La misma fuente, no obstante, ha reconocido que fue sólo Badia quien se reunió con las familias el pasado 19 de octubre.

Con lo que respecta a la Síndica, el representante ha subrayado que "se la llamó por teléfono a primera hora el 18 de septiembre para explicarle los hechos". "Vilà vino al cementerio para verificar lo que había sucedido. Se le explicó todo lo que se estaba haciendo y todo lo que se hará".

A este respecto, Cementiris ha querido hacer hincapié en que está elaborando un "plan de autoprotección" para los nueve camposantos municipales que gestiona en la actualidad.