Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Estudiantes de Formación Profesional técnica, algunos de los centros que la imparten han sido golpeados por la crisis económica / EFE

La crisis económica golpea a la FP privada: "Las familias no se lo pueden permitir"

El actual contexto condiciona a unos padres que se debaten entre "matricular a sus hijos en un colegio privado o pagar las facturas y llenar el carro de la compra"

7 min

La crisis económica está pasando factura también a la Formación Profesional (FP). Muchos centros que la imparten, especialmente privados y concertados, están notando una reducción en las matriculaciones debido a las dificultades que tienen las familias para llegar a fin de mes. Ello explica que, según datos de la Consejería de Educación, miles de alumnos se hayan quedado sin su plaza deseada en un centro público, mientras hay vacantes de sobra en los otros. "No se lo pueden permitir".

Una "inflación galopante, la crisis energética y la subida de las hipotecas" son tres condicionantes enormes para unos padres que se debaten entre "matricular a su hijo en un colegio privado o entre pagar la factura y llenar el carro de la compra", dice Jesús Martín, portavoz de FP en UGT Cataluña. Es por eso que muchas de las personas que se han quedado fuera en la pública no se han planteado este año acudir a un concertado o privado. Algo que, tiempo atrás, era "incuestionable". 

Desajuste territorial y problemas de movilidad

Pero lo cierto es que, según el documento consultado por Crónica Global, no solamente quedan vacantes en los centros privados y concertados. También en algunos públicos, lo que evidencia otro de los problemas que llevan tiempo alertando desde los sindicatos: "El desencaje absoluto entre la oferta y la demanda a nivel territorial". Según Rosa M. Villaró, portavoz de CCOO en Cataluña, hay ciclos formativos muy demandados con sobrerratios en algunas zonas mientras que en otras las aulas están vacías. "No hay un mapa territorial y estos son los efectos", argumenta. 

Un alumno de Formación Profesional / EP
Un alumno de Formación Profesional / EP

"No sirve que un niño de Badalona tenga que ir a un colegio de Olot porque es allí donde quedan plazas para el grado que quiere", añade Xavier Pérez, portavoz del mismo sindicato. En este sentido, cabe recordar que, en el caso de un grado medio, se trata de estudiantes de 16 años: "Imaginemos que quiere hacer informática o curas auxiliares de enfermería. Si no tienen ninguna plaza en su territorio les es mucho más difícil desplazarse a otras comarcas. Ya sea por un tema económico o porque no tienen facilidades con el transporte público", añade Villaró. 

Ante este desajuste territorial, desde UGT proponen aprovechar zonas de suelo industrial o de naves desocupadas donde se puedan construir nuevos centros de Formación Profesional. "Eso permitiría que el alumnado pudiese estudiar por la mañana y hacer prácticas por la tarde más cerca de su casa", añade Martín.

Los alumnos, desmotivados

Lo que se demuestra es que, ya sea por una cuestión económica, porque les coge lejos de su ciudad o por problemas de movilidad, quienes acaban pagando los platos rotos son los estudiantes. "El factor crítico no solo es tener dinero. También es la desmotivación porque no puedan estudiar lo que quieren y tienen que renunciar a su ilusión", añade por su parte Melcior Arcarons, asesor especialista de FP en la Fundación Escola Cristina de Cataluña.

La otra cara de la crisis económica la sufren los propios centros --especialmente los concertados-- que deben hacer frente a las "altas" facturas energéticas a la vez que ven reducir su lista de inscripciones. "El hecho de tener menos aportaciones afecta económicamente, sobre todo a los concertados. Los privados tienen más libertad para elegir precios y acostumbran a tener un colectivo de alumnos más pudientes. Algunos puede que no lleguen a resolver su situación económica y entren en una situación de insolvencia", alerta el experto. 

La FP como salida de la crisis

Resulta paradógico que, pese a lo explicado anteriormente, el contexto económico actual hará crecer más el interés por la FP como un acceso más rápido y barato al mercado laboral. "Una familia con dificultad económica, ¿qué elegirá: una carrera de cuatro años donde las matrículas son muy elevadas o un grado de formación profesional como una vía más rápida y barata para acceder al mercado?, añade Arcarons.

Una opinión que comparten desde CCOO y UGT, que vaticinan más complicaciones y desajustes entre la oferta y la demanda de cara al próximo curso, como ocurrió en la anterior crisis económica. "En 2008 hubo un aumento muy importante de la demanda de FP porque los empleados de trabajos no cualificados son los que tienen más posibilidades de acabar en la calle. Espero que, con la experiencia, el Govern priorice estos estudios respecto a otros gastos". 

Ante este panorama, consideran que el conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, debería avanzarse y hacer una "prospección para saber qué ciclos se tendrían que dar y dónde", lo que evitaría que existieran tantas desigualdades. Y es que, al final, "son los hijos de las familias más débiles económica y socialmente los que quedan expulsados del sistema o teniendo que acabar formándose en profesiones que no han elegido, o abandonando". O pasando a ser "una fuerza de trabajo" muy débil y precaria que tendrá, en el caso de que lo logre, las peores condiciones laborales.