Crimen de la Guardia Urbana: aparece sangre en casa de Rosa

La científica obtiene cuatro muestras biológicas en el salón y en la puerta de acceso al inmueble

Rosa Peral sale custodiada tras el registro / CG
13.04.2018 00:00 h.
3 min

La segunda inspección al domicilio de la agente de la Guardia Urbana Rosa Peral ha dado positivo: los expertos de la policía científica, los mismos que hace 10 meses no encontraron atisbo alguno de sangre en el inmueble, han encontrado ahora cuatro muestras repartidas entre la planta baja de la casa y justo al lado de la puerta de acceso a las instancias interiores. 

Lo agentes de los Mossos d'Esquadra no han encontrado resto alguno de sangre en la reducida zona de la pared, repintada por aquellas fechas y que hoy ha sido escarbada con piquetas por los policías para conocer si entre las capas de pintura existían o no restos de sangre o de algún otro indicio biológico que resultase revelador. Esa operación, que ha dilatado mucho en el tiempo la inspección, ha resultado negativa.

Rosa Peral sale custodiada de su casa tras el registro / CG

¿Sangre humana?

El laboratorio de la científica analizará estos restos para saber si pertenecen a un ser humano o a un animal. La casa de Rosa Peral no fue precintada en el mes de mayo del año pasado, cuando se produjo su detención junto con la de su exnovio Albert López.

Durante esos meses, la llave de la casa estaba en posesión de los familiares de los agentes que, a diario, se personaban en el inmueble para dar de comer a los dos perros de Rosa Peral. Es por ello, que no se descarta que esa sangre aparecida ahora pertenezca a uno de los dos animales. En caso contrario, los estudios de ADN revelarán si pertenecen a Pedro o si se trata de sangre de Albert o de Rosa o de una tercera persona. De lo que no hay duda es de que ese dato resultará absolutamente revelador para el devenir de la investigación.

Lugar del crimen

Rosa Peral siempre ha mantenido que lo que fuera que le hiciera Albert López a Pedro Rodríguez ocurrió en ese planta baja. Conviene recordar que, según su versión, Rosa vio como Albert limpiaba el suelo de esa estancia hoy inspeccionada con abundante agua y lejía. En el primer registro no apareció ningún resto orgánico relevante.

¿Quiere hacer un comentario?