Menú Buscar
Una foto de archivo de Rosa Peral, la agente de la Guardia Urbana / CG

Crimen de la Guardia urbana: los abogados de Rosa Peral piden investigar la muerte de Wad-Ras

Los letrados piden a la juez que aclare si existió un complot para incriminar a la agente policial por hechos que no cometió

3 min

El pasado día 21 de marzo, los abogados de la agente de la Guardia Urbana Rosa Peral presentaron ante la juez de instrucción número 8 de Vilanova i la Geltrú una petición formal para que se incorporase a la causa la primera carta que la reclusa de Wad-Ras, Claudia Rodríguez​, envió a la agente el día 21 de enero. En dicha carta, la ahora reclusa fallecida se ponía a disposición de Peral para testificar sobre "el complot de unas presas de Wad-Ras".

En esa misiva, Rodríguez apuntaba con nombre y apellidos a las reclusas que urdieron en la trama. Explica que el detonante inicial de ese complot fue la venganza y resentimiento por el hecho de que Rosa Peral se negó a mantener relaciones sexuales con una de ellas, una tal Jennifer. Claudia Rodríguez fue testigo accidental de una conversación reveladora en este sentido. Así se lo hizo saber a Rosa en uno de los párrafos de esa carta.

Segunda carta

Esta joven interna de Wad-Ras, con quien Peral había coincidido meses antes en la cárcel, se suicidó, supuestamente, el pasado 11 de marzo, justo el mismo día en el que Claudia mandó una segunda misiva a la agente de la Guardia Urbana que permanece en prisión preventiva desde hace diez meses en la cárcel de Brians1.

De momento el equipo jurídico de Rosa Peral pide a la juez de Vilanova que investiga la muerte del Guardia Urbano Pedro Rodríguez que recabe toda la información de lo que acaeció el día 11 de marzo en la celda polivalente número 13 de Wad-Ras donde apareció el cuerpo sin vida de Claudia. Los abogados piden además, un informe caligráfico de dicha carta.

Maquinación torticera

Para Rosa Peral es fundamental aclarar lo sucedido en relación a la muerte de Claudia Rodríguez Zúñiga porque su testimonio avala el argumento de que las acusaciones que se han vertido sobre la agente de la Guardia Urbana desde prisión son falsas y fruto de una maquinación torticera.

De hecho, tal y como se ha explicado, las reclusas Anguli y Jennifer han denunciado un supuesto intento de contratación desde la cárcel de un sicario por parte de Rosa Peral para matar a su exmarido.

Destacadas en Vida