Menú Buscar
Imagen del crematorio de Collserola, cerrado por Cementiris de Barcelona porque incumplía la ley / CG

Los ecologistas: "El cierre de Collserola sugiere irregularidades"

Qualitat de l'Aire insta a investigar "las afectaciones sobres los ciudadanos y el medio ambiente" que ha generado el Crematorio, ahora sin actividad por incumplir la normativa de emisiones

23.05.2019 00:00 h.
5 min

Una "irregularidad flagrante". Esto creen los ecologistas del cerrojazo del Crematorio de Collserola, clausurado por contaminar el parque natural. Lamentan la situación del horno funerario e instan a Cementiris de Barcelona a estudiar la "afectación que tiene esta fuente de contaminación industrial sobre los vecinos y el medio ambiente".

En declaraciones a este medio, Maria Garcia, portavoz de la Plataforma per la Qualitat de l'Aire, alertó ayer de que los crematorios "tienen una afectación directa sobre la calidad del aire, como es sabido". Lo que no está tan claro, agregó la activista, es "qué afectación concreta tiene, ya que, a menudo, no se realizan estudios pormenorizados y actualizados". Garcia recordó que el horno funerario de Collserola "está situado en un lugar con menos vecinos, pero cuya trama urbana ha cambiado desde que se inauguró el crematorio en 1989". Asimismo, la ambientalista subrayó que la condición de parque natural de la zona sugiere "una afectación decisiva" sobre el entorno.

Humo, lluvia y viento

Recordando que la Plataforma no ha trabajado este caso, pero sí el proyecto de crematorio de Sant Adrià de Besós (Barcelona), la portavoz de Aire Net ha emplazado a las administraciones competentes a elaborar "estudios rigurosos" sobre el comportamiento de la "pluma de aire, la lluvia y el viento". Asimismo, cree necesario la entidad verde estudiar si "hay impacto de la instalación sobre la población". ¿Por qué es necesario? "Porque, hablando en genérico, el área metropolitana de Barcelona ya es de por sí una zona en la que se superan los niveles de elementos contaminantes en la atmosfera".

"Si el de Collserola era un crematorio antiguo y ha tenido que parar, las instituciones deberían aclarar por qué ha parado y si ello guarda relación con la actividad", ha defendido Garcia. "Se podría aprovechar esta situación --ha continuado la activista-- para acometer un estudio detallado sobre la actividad y el entorno, pues es evidente que éste ha cambiado. Sobre la pluma de aire, y sobre, por ejemplo, qué ocurre con las cenizas".

El Ayuntamiento quita hierro

La valoración de Qualitat de l'Aire se produjo en un día en el que el Ayuntamiento de Barcelona informó finalmente de los motivos del cierre del crematorio de Collserola tras el silencio de Cementiris de Barcelona. Alegó el consistorio que el cese de actividad "no se debe a la Generalitat de Cataluña, sino que la decisión la toma Cementiris, habida cuenta de que la planta requiere una renovación integral de las instalaciones, así como una adaptación y mejora de los equipamientos de recepción de las familias y de acompañamiento y el despido". Según una portavoz municipal, este parón "no ha tenido afectación alguna sobre la continuidad ni en la calidad de los servicios de cremación que presta Cbsa, ni en el funcionamiento habitual de la empresa, ya que se han llevado a cabo todas las actuaciones operativas necesarias con el fin de que garantizara plenamente la asunción de la demanda existente de incineración".

No obstante, la portavoz municipal no informó sobre otra de las preguntas formuladas por este medio a la empresa municipal que capitanea Miquel Trepat. Cementiris tampoco aclaró si ha avanzado en la licitación para instalar un sistema de medición de emisiones en su horno funerario del Cementerio de Montjuïc, el único que opera en la ciudad en estos momentos y el de mayor capacidad. Ello es necesario porque en la última revisión de la licencia ambiental se detectaron incumplimientos.