Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una técnico del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) en una ambulancia especializada en Covid / EP

Cataluña cerró el 'equipo de respuesta' contra el Covid antes de aislar Barcelona

Emergencias fulminó las ambulancias especializadas contra el coronavirus a horas de que el Govern pidiera quedarse en casa en la Ciudad Condal

4 min

Emergencias de Cataluña ha fulminado las unidades de respuesta rápida contra el coronavirus en plena crisis por los rebrotes de Barcelona y Lleida. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha desmontado las ambulancias de apoyo que daban respuesta a las alertas por presuntos casos de Covid-19 en todas las regiones sanitarias catalanas. El desmantelamiento, que ha causado malestar interno, ha culminado esta semana, cuando se ha confirmado un brote comunitario en Barcelona y el área metropolitana, que se suma al de Lleida y su área de influencia.

Lo han explicado voces internas del SEM. "Tras el pico de la pandemia, la gerencia de Emergencias decidió ir desmantelando paulatinamente los vehículos de respuesta contra el coronavirus. Eran vehículos especializados de apoyo a las ambulancias medicalizadas en las que viajaban médicos o personal de enfermería. El último, el vehículo de intervención rápida (VIR) de Barcelona, se dejó en barbecho esta misma semana, antes de aislar la ciudad", han explicado.

Operativa más frágil

La decisión de la gerencia que capitanea Antoni Encinas significa dos cosas. Uno, que Emergencias de Cataluña vuelve a tener los mismos vehículos en la calle que tenía antes del pico de la pandemia de primavera. "Con las salidas por Covid-19 y con más urgencias convencionales, porque la gente ha vuelto a trabajar y claro, se lesiona y demás", explican fuentes de la empresa pública vinculada al Servicio Catalán de Salud (CatSalut).

El segundo efecto es una consecuencia del primero: la operativa de respuesta se resiente. "Los vehículos de apoyo contra el coronavirus ayudaban en las labores de respuesta a casos de Covid-19. Al traslado de positivos entre centros asistenciales. A responder a avisos sobre ictus o infartos con Covid. Estas tareas, ahora, las tiene que hacer personal en unidades convencionales, con todo el engorro que ello supone: ponerse el equipo de protección individual (EPI) y demás. La capacidad operativa se resiente, claro", explican.

Crisis de rebrotes

La menor capacidad asistencial de Emergencias no es materia menor. Máxime cuando se tiene en cuenta que CCOO venía denunciando antes de la pandemia la falta de personal por cubrir todos los turnos en las bases que el SEM tiene repartidas por toda Cataluña. En algunos momentos, se han vivido situaciones como el hecho de que el Parlament de Cataluña ha tenido que utilizar médicos asignados a áreas residenciales para cubrir una sesión plenaria. "Volvemos a lo mismo: puestos sin cubrir, esta vez con rebrotes", denuncia la parte social. ¿Cuáles? "Faltan enfermeros, ya que la gerencia no encuentra estos profesionales. Y también hay descubiertos en el Centro de Coordinación (CeCos).

Precisamente, es desde el CeCos desde donde se atienden las emergencias sanitarias en Barcelona y Girona. El otro centro, el de Reus cubre Tarragona y Lleida. Ambos tienen trabajo estos días: tanto la Ciudad Condal como esta última capital provincial presentan contagio comunitario con el virus SARS-CoV-2. Ello significa que la Consejería de Salud no puede trazar y aislar con cuarentenas voluntarias las cadenas de contagio y que el virus circula sin control. Lleida entró en semireclusión el miércoles tras permanecer días en confinamiento perimetral. En Barcelona, el Govern ha impuesto restricciones a los encuentros sociales y a la economía para atajar los contagios con el microorganismo.