Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Caritas busca un nuevo empleo a personas que vivían de la economía sumergida / CÀRITAS BARCELONA

El Covid-19 golpea a las familias que dependen de la economía sumergida

Casi siete de cada diez hogares atendidos por Cáritas Barcelona se encuentra en paro

3 min

El impacto social del Covid-19 lo sufren especialmente familias que dependen de la economía sumergida. Sus ingresos, según recoge Cáritas Barcelona, han caído un 73%, y cerca de siete de cada diez hogares que atiende la entidad se encuentran en paro

Y es que la pandemia ha empeorado las condiciones de vida de muchas personas que ya se encontraban antes en situación de vulnerabilidad. A principios de marzo, eran el 40% de los atendidos por la organización los que no tenían trabajo, ahora ya son el 67%. Los ingresos de las familias que sí tienen empleo también se han reducido casi a la mitad. 

Servicio doméstico y cuidados

Los más afectados son personas en situación administrativa irregular, que se ven obligados a buscar trabajo "en el mercado informal". Personas, explican desde Cáritas, que trabajan en servicio doméstico, cuidado y acompañamiento a menores, mayores y dependientes, venta ambulante o recogida de residuos, entre otros, y que no pueden acceder a prestaciones como la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC) o el ingreso mínimo vital.

Una de las personas que ha encontrado empleo con 'Feina amb cor' / CÀRITAS BARCELONA
Una de las personas que ha encontrado empleo con 'Feina amb cor' / CÀRITAS BARCELONA

A pesar del impacto del virus en el tejido económico, el proyecto de inserción laboral de la entidad, Feina amb Cor, ha conseguido empleo para 105 personas, entre el inicio del estado de alarma hasta el 30 de junio. De ellos, el 28% trabajan ahora en servicios sanitarios o de atención social, y el 24% en puestos de mantenimiento, limpieza o conserjería.

Trabajo digno

Fue en 2008 cuando se creó este proyecto, para tratar de paliar el impacto de la crisis económica. "En este contexto de emergencia, es más necesario que nunca continuar acompañando a las personas para que no pierdan la esperanza, y que sepan que, a pesar de las adversidades, es posible volver a salir adelante", ha indicado Desiréee Garcia, responsable del programa. 

En este contexto de máxima fragilidad del mercado laboral, Cáritas pide establecer programas de trabajo decente, garantizados por la Generalitat y los entes locales. Las necesidades sociales se han multiplicado, alertan, así como las necesidades de empleo por parte de las personas en situación de exclusión social. "Hay que establecer programas, conjuntamente con el Tercer Sector social, que garanticen un trabajo digno", clama la entidad.