Menú Buscar
Área de urgencias del Hospital Moisès Broggi con el biombo en primer plano / CG

La cortina de la vergüenza de la sanidad catalana

El Hospital Moisès Broggi tapa con un biombo a los pacientes de urgencias que esperan cama en un pasillo

02.01.2017 00:00 h.
3 min

Es la cortina de la vergüenza de la sanidad catalana. El Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí (Barcelona) intenta tapar a los pacientes de urgencias que esperan cama en un pasillo con un biombo vertical. La gerencia del complejo médico público admite un repunte de actividad asistencial. Por su parte, los sindicatos y vecinos de la zona denuncian el colapso continuo del área de urgencias. El debate llega en pleno cierre de camas en la planta cinco del mismo centro hospitalario.

"Se ha producido una actividad inusual para la época del año en que nos encontramos. A ello ha contribuido el avance de la epidemia de gripe en Cataluña, que este año se ha avanzado un poco", ha indicado Jordi Vilarasau, director de la institución.

"Es falso que tengamos camas cerradas. Las únicas que hemos dejado inoperativas son las quirúrgicas. Y lo están porque no hay actividad programada. Aun así las hemos utilizado para drenar las urgencias", ha defendido el facultativo en conversación con este diario.

"Ambulancias esperando"

El personal desconfía de la versión de la gerencia. Desde el sindicato CGT sostienen que "las urgencias han pasado una semana crítica, con decenas de personas esperando en los pasillos".

Según esta agrupación, el colapso se notaba en la zona de admisión de las ambulancias, que a menudo "no podían descargar a los pacientes y se tenían que quedar en la puerta".

Reunión con la dirección

Las explicaciones del hospital, que gestiona el Consorcio Sanitario Integral (CSI), tampoco convencen a los vecinos. La Federación de Asociaciones del Baix Llobregat tiene su propia explicación de lo ocurrido esta semana. "Derivan pacientes del Hospital de Bellvitge al Broggi como medida de drenaje, y el hospital secundario también se colapsa", valora Julián Carrasco, su presidente.

El activista vecinal avisa que la institución de salud "se consideró 100% operativa en marzo de 2016" tras inaugurarse siete años antes a medio gas. "No estaba pensado para ser hospital de referencia. Debido al colapso de las urgencias, lo hacen trabajar así", agrega Carrasco.

La federación planteará este tema a la gerencia del Broggi en la próxima reunión programada. Además, la agrupación vecinal pide acudir a los centros de atención primaria para evitar la saturación de los hospitales de la comarca.