Menú Buscar
Uno de los controles del coronavirus en China / EFE

Salud investiga el primer posible caso de coronavirus en Cataluña

Un hombre de 33 años ha sido ingresado en el Hospital Clínic de Barcelona después de mostrar síntomas similares a los que produce la enfermedad procedente de China

3 min

La Agència de Salut Pública de Cataluña investiga el que podría ser el primer caso de coronavirus en la comunidad autónoma. La Consejería de Salud de la Generalitat ha informado del ingreso de un hombre de 33 años de edad en el Hospital Clínic de Barcelona tras mostrar síntomas de la enfermedad

El hombre es de origen chino y procede de la región de Wuhan, epicentro de la epidemia. Según la información divulgada hasta el momento, los síntomas que presentaba encajaban con los criterios clínicos y epidemiológicos necesarios para que se tomaran las medidas necesarias y se iniciara la investigación médica para esclarecer si está afectado por este virus. No se encuentra en estado grave. 

 De hecho, está ingresado en uno de los dos centros que se han preparado en Cataluña para atender a los posibles afectados con una nueva enfermedad mundial. 

Pruebas en el laboratorio

La Generalitat ha enviado muestras al laboratorio de apoyo a la vigilancia epidemiológica para su análisis, cuyos resultados pueden tardar de 24 a 48 horas. El protocolo de actuación en la comunidad catalana estipula que, en el caso de que una prueba de positiva en coronavirus, se activarán "medidas de prevención y control". Entre ellas se encuentran el aislamiento del paciente y el seguimiento de las personas que hayan tenido contacto directo con él, desde familiares hasta compañeros de trabajo.

 

 

Salud recuerda que este virus se transmite por vía respiratoria y "por contacto cercano con las secreciones infectadas". El periodo de incubación de esta enfermedad está entre los dos y los 14 días y los primeros síntomas que refleja son tos, dolor de garganta, fiebre y sensación de falta de aire.

Por ahora, se dispone de una información limitada sobre su evolución y no existe un tratamiento específico. En China, la enfermedad ya ha dejado a un centenar de fallecidos.