Menú Buscar
Imagen de una enfermera con una mascarilla facial para protegerla de la expansión del coronavirus, el covid-19 / EFE

La Generalitat y Ferrovial recortaron el centro de atención del coronavirus

El grupo de Rafael del Pino echó a 14 empleados del 061, el teléfono de emergencias que atiende a médicos y ciudadanos, y la Consejería catalana de Salud lo toleró

7 min

La Generalitat de Cataluña y Ferrovial restaron efectivos en el centro que lucha contra el coronavirus en la autonomía. La multinacional de Rafael del Pino echó a 14 empleados del 061, el teléfono que ahora combate el covid-2019 en la región, en noviembre de 2019. Los sindicatos lo denunciaron a la Inspección de Trabajo y a la Consejería catalana de Salud, pero el departamento de Alba Vergés lo permitió. Ahora este centro debe lidiar con la explosión del virus en Cataluña --con dos contagios confirmados-- con personal novato.

Ello es así porque Emergencias de Cataluña (SEM) ha subcontratado la gestión del centro telefónico del 061 a Ferrovial. No obstante, la cotizada mantiene una política de rotación continua de personal, lo que dificulta la formación adecuada. "Están cinco meses y los echan. Lo hacen para evitar que los trabajadores lleguen a seis meses y se les tenga que hacer fijos. De este modo se les aplicaría el convenio de Contact Center. Pero prefieren actuar en fraude de ley y dejar que la calidad del 061 sea mínima", denuncia Comisiones Obreras (CCOO), aportando los nombres de los despedidos y su denuncia. ¿Qué dicen Ferrovial y el SEM? A preguntas de este medio, la multinacional de Rafael del Pino se ha remitido a Emergencias. La empresa pública, a su vez, no ha contestado a los requerimientos informativos de este medio.

"Precariedad en el 061"

Sí ha accedido a hablar con este medio CCOO. El sindicato no solo ha aportado la copia de la denuncia de precariedad en el 061 --el teléfono que gestiona la crisis del coronavirus y al que remite la Consejería catalana de Salud a médicos y ciudadanos-- presentada del 3 de diciembre de 2019, sino que también ha enviado copia de los nombres de los trabajadores despedidos. Uno a uno. Éstos habían empezado a trabajar en el verano de 2019 para la subcontrata de la Generalitata de Cataluña con contratos por circunstancias de producción. Ferrovial los echó en diciembre coincidiendo con el fin de los acuerdos laborales.

Evitó así la multinacional cumplir con el punto 14.c del convenio de Contact Center, que establece un máximo de seis meses para los contratos por circunstancias de producción. Tras ello, Ferrovial los debía incorporar como fijos al 061. No lo hizo, los despidió y el SEM, que comanda Antoni Encinas, un médico cercano a ERC, lo toleró. Ahora Emergencias se encuentra con nuevo personal --pues el grupo ha contratado a 17 nuevas personas, con lo que el saldo final es neto-- sin formación que debe canalizar las dudas, quejas y alertas por coronavirus en el 061. "Es un escándalo. La gente está lidiando con una avalancha de consultas sobre un virus infeccioso sin formar", alertó ayer CCOO en conversación con este medio.

Cerca de 800 llamadas el lunes

La presencia de novatos en el 061 podría pasar desapercibida un día normal, pero no estas últimas jornadas. Personal del centro de atención telefónica admitió ayer a este medio que el lunes, tras la comparecencia del secretario de Salud Joan Guix para explicar los detalles del primer contagio confirmado, se generó una avalancha de llamadas. "El lunes por la tarde el 061 CatSalut Respon recibió cerca de 800 llamadas relacionadas con el coronavirus. Cuando recomiendas a la población y a los médicos que llamen y se informen, lo hacen. No estaban preparados", explica el mismo empleado.

¿Se pudo lidiar con el alud de consultas? "No se pudieron atender todas. Es que no había suficiente personal. Así que algunas llamadas se colgaron. Después se rellamó para cerciorarse de la naturaleza de la alerta sanitaria. Pero en ese momento no se pudieron atender". Ello es especialmente grave teniendo en cuenta que al 061 no solo llaman ciudadanos, sino también los médicos que quieren denunciar una sospecha de coronavirus en el ambulatorio u hospital. Estas llamadas se transmiten al SUVEC (Servicio de Urgencias del Vigilancia Epidemiológica de Cataluña).

La propaganda

El SEM autorizó ayer miércoles a TV3 a grabar una noticia muy amable sobre el 061. La pieza televisiva explicaba cómo lidia este centro con la crisis del coronavirus en Cataluña. Emergencias, no obstante, no atendió a otros medios, como Crónica Global. Tampoco explicaron el SEM ni Antoni Encinas que las denuncias por precariedad y desorganización en el centro telefónico no son nuevas. En marzo de 2017 este medio ya denunció que la gestión de Ferrovial en el 061 acumulaba 14 denuncias en Inspección de Trabajo.

Ello no impidió al anterior consejero de Salud, Toni Comín, encargar la gestión de la epidemia de gripe al servicio. El plan para establecer el 061 como puerta de entrada a la sanidad pública catalana fracasó pese a la inyección de 800.000 euros. El mismo año, 2017, el personal denunció que no podía ni levantarse para ir al baño. Ahora, los ciudadanos y médicos utilizan el mismo teléfono para la crisis del coronavirus. No consta que los problemas se hayan resuelto.