Menú Buscar
Agentes de los Mossos d'Esquadra durante el registro de la casa del atacante de la comisaría de Cornellà, en el que se encontró la carta / EFE

El asaltante de Cornellà dejó una carta dirigida a Alá

La misiva encontrada durante el registro de la vivienda de Abdelouahab Taib habla de una "maldición" en su vida y pide la "bendición" del dios

21.08.2018 16:53 h.
3 min

Abdelouahab Taib, el hombre abatido por una agente de los Mossos en Cornellà, dejó una carta en la que se dirigía a Alá antes de presentarse en la comisaría armado con un cuchillo.

La misiva fue encontrada por los agentes de los Mossos d’Esquadra que registraron su domicilio durante la tarde del lunes 20 de agosto. En ella, el joven de 29 años pedía la “bendición” de su dios y habla una “maldición” en su vida.

De su puño y letra

La carta, a la que ha tenido acceso Cadena Ser, es un texto de siete líneas escrito a mano, en árabe. Según la primera traducción de los investigadores, la redacción apela con elocuencia y magnificencia al poder de Alá para que le ayude a encontrar "lo que es bueno para mí en mi religión, mi vida y mi destino". La traducción de los investigadores que publica el medio de comunicación es el siguiente:

"Oh dios te pido clemencia de tu sabiduría y pido clemencia de tu poder y te suplico a tu gran generosidad ya que eres el más poderoso y yo el menos ya que tú eres el sabio y yo el menos y tú sabes más allá o Dios si sabes que en este asunto hay (..) el bien para mi para mi religión y mi subsistencia y todo relacionado conmigo y lo que me has predestinado, facilítalo y bendícelo para mí oh Dios si sabes que este asunto (..) va en contra de mi religión y de mi sustento alejado de mí y haz que mi destino sea bueno y haz que lo acepte".

Un mensaje para su mujer

Además de esta carta, el joven había enviado un mensaje de texto a su mujer el día antes de atacar la comisaría de los Mossos de Cornellà. En él se despedía de esta manera: "Me voy, inshallá (si Alá quiere), al gran sitio que está arriba". Ella ha reconocido que el que aún era su marido --estaban en proceso de separación-- se quería suicidar para evitar la vergüenzadentro del colectivo musulmán por su condición de homosexual.

Tanto la carta como el SMS refuerzan la hipótesis de clasificar el ataque como un acto terrorista, un calificativo que viene siendo defendido en este caso tanto por el sindicato Sap-Fepol, mayoritario en el cuerpo de seguridad catalán, como por el propio consejero de Interior Miquel Buch. Aunque no se hará oficial hasta que termine la investigación.