Menú Buscar
Central geotérmica de Hellisheiði (Islandia) / CREATIVE COMMONS

Convertir el CO2 en rocas, el nuevo método de Islandia para frenar el cambio climático

Un grupo de científicos de Hellisheidi ha lanzado un proyecto revolucionario para guardar dióxido de carbono en el subsuelo

15.06.2018 11:11 h.
3 min

El proyecto CarbFix pretende ser un método con el que capturar y almacenar el dióxido de carbono bajo tierra con el objetivo de reducir los niveles de este gas en la atmósfera. Para ello, un grupo de científicos e ingenieros de Reino Unido, EEUU y principalmente Islandia, donde se ha probado el proyecto, ha demostrado por primera vez que el dióxido de carbono puede inyectarse en el subsuelo y reaccionar con minerales volcánicos hasta sufrir un proceso de solidificación que lo transforma en roca.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Science y, entre ellos, cabe destacar como dato principal un porcentaje muy prometedor: Más del 95% del CO2 inyectado en el subsuelo del lugar en el que se ha probado el proyecto --la planta geotérmica islandesa de Hellisheidi-- se ha mineralizado en menos de dos años. 

¿Es seguro?

El gran debate que se genera en torno a este método es su seguridad a largo plazo. Los precursores de CarbFix han utilizado para probar este experimento un tipo de roca concreto, la roca basáltica, un material sobre el que se asienta el 90% de Islandia y que permite fácilmente su combinación con dióxido de carbono para transformarse en piedra caliza.

Rocas de basalto en Islandia / CREATIVE COMMONS

Rocas de basalto en Islandia / CREATIVE COMMONS

Precisamente gracias a esta roca, aseguran los científicos, el almacenamiento del CO2 es mucho más seguro puesto que, aunque ya se había probado en otro tipo de rocas, no se había experimentado la reacción del agua carbonatada con un material sólido. "Nunca se había probado la idea de que el dióxido de carbono reaccionara y precipitase, sino que se mantenía el CO2 libre, gracias a su combinación con el basalto ahora esto es posible", comenta el doctor Roberto Martínez Orio, del departamento de Investigación en Recursos Geológicos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

No obstante, tal y como confirman los científicos, para comprobar la eficacia total de este método haría falta experimentar con mayores cantidades de CO2 y en localizaciones de mayor profundidad.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información