Menú Buscar
El consumo y los precios de la energía eléctrica se disparan con la ola de frío / EFE

El consumo y los precios de la energía eléctrica se disparan con la ola de frío

El Ministerio de Energía y la CNMC estudian si hay irregularidades en el aumento de precios al mayorista

3 min

La ola de frío ha disparado el consumo y el precio de la energía eléctrica. El recibo de la luz no era tan caro desde hacía más de tres años. La CNMC estudia si el incremento de precio es abusivo.

El mercado eléctrico mayorista ha marcado un precio medio para este jueves de 85,79 euros el megavatio-hora (MWh), lo que supone el nivel más alto desde diciembre de 2013. El precio superará los 95 euros el MWh durante algunas horas del jueves.

Pico de consumo

Este precio supera en un 8,8% el del miércoles: 78,83 euros el MWh de media. Solo lo supera el precedente de los 91,89 euros alcanzados en diciembre de 2013. En consecuencia, el recibo final del año podría subir 100 euros más.

El consumo eléctrico ha alcanzado niveles que no se veían desde 2012, según datos de Red Eléctrica de España (REE). El miércoles se llegó a los 41.217 megavatios, por encima de la media de los últimos cuatro años, que ronda los 40.000 megavatios.

La investigación de la CNMC

El Ministerio de Energía, Turismo y la Agenda Digital, Álvaro Nadal, pidió una investigación a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la escalada de precios en el mercado mayorista.

El organismo debe reportar los resultados en breve. El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, ha dicho que el organismo sigue "con enorme interés" las subidas en el mercado mayorista.

Causas coyunturales o abuso

La investigación estudia si las subidas se deben únicamente a factores coyunturales -frío, sequía, falta de viento, alza del petróleo y parón nuclear en Francia- o si existe algún comportamiento inadecuado por parte de los agentes del sector.

En estas subidas están influyendo varios factores, según el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital. Por un lado, un contexto meteorológico "complicado": sin agua, la forma más barata de generar electricidad, y con poco viento.

A esto se ha unido la parada de parte de las centrales nucleares en Francia, con lo que ha pasado a importar energía de España. Por tanto, la mayor demanda ha contribuido a encarecer la luz en nuestro país.