Menú Buscar
Vecinos del Raval durante una manifestación contra el narcotráfico en Barcelona, en una imagen de archivo / CG

El consumo de drogas en el Raval es “muy estable”, según la Síndica de Barcelona

Un informe presentado en abril aseguraba que en la zona de L’Illa Robador solo se contaban “unas 33 jeringuillas al mes, lo que equivale a una al día”

15.09.2017 00:00 h.
5 min

El silencio de la Generalitat y la actitud de la Síndica de Barcelona, María Assumpció Vilà i Planas, ante la situación causan malestar a los vecinos del Raval que se proponen hacer acciones contra el narcotráfico en el barrio durante otros 70 días ininterrumpidos.

Un informe publicado por la Síndica de Greuges el 10 de abril de este año trataba el tema de las drogas y el narcotráfico en el Raval como simple menudeo. Laura, vecina de En Robador asegura que este tipo de actitudes les han perjudicado ya que “los informes de la Síndica no han ayudado a acelerar los procesos de intervención por parte de las administraciones”.

Poca profundidad

El informe elaborado por la Síndica de Greuges de Barcelona sobre las quejas presentadas por los vecinos de L’illa Robador en 2016, dice en cuanto a los pisos donde se venden sustancias prohibidas que la calle En Robador “se conocen tres pisos en los cuales se podría estar traficando con sustancias prohibidas. Se trata de transacciones de escasa cantidad y los responsables también son toxicómanos”. El informe agrega: “Las diferentes operaciones policiales han demostrado que no hay ningún tipo de organización o negocio criminal, más allá de la obtención de unos beneficios mínimos que permiten al vendedor la financiación de su propio consumo”. En rueda de prensa el pasado sábado --previo a la manifestación – representantes del Veïnat del Raval mencionaron el documento de la Síndica, y lamentaron lo que consideraron superficialidad.

El mismo informe cita información suministrada por la comisionada de salud Gemma Tarafa, sobre el incremento de jeringuillas y la presencia de personas consumiendo drogas en la vía pública. “El consumo en la vía pública de la zona de L’Illa Robador está muy estable. Si cuentan el número de jeringas recogidas en la calle por BCN Neta y por los educadores de salud observan que el número de jeringas es estable en los últimos años, con una media de 33 jeringuillas al mes, lo que equivale a una jeringuilla al día”.

Informe de la Síndica de Greuges de Barcelona, de abril de 2017

Informe de la Síndica de Greuges de Barcelona, de abril de 2017 

Informe de la Síndica de Greuges de Barcelona, de abril de 2017 / CG

Informe de la Síndica de Greuges de Barcelona, de abril de 2017 / CG

Silencio de la Generalitat

Este jueves, los vecinos han emitido un duro comunicado en el que, por un lado, reconocen el interés de algunos organismos como el Ayuntamiento de Barcelona o Mossos d’Esquadra, aunque no lo consideran suficiente. Pero con quienes son más críticos los vecinos es con la Generalitat.

“A los tres meses de haber iniciado nuestra cruzada vecinal contra los narcopisos y de desarrollar 70 días ininterrumpidos de caceroladas, con el acompañamiento de diversas calles y asociaciones vecinales del Raval, nos satisface que la alcaldesa Ada Colau, la regidora Gala Pin, el portavoz de los Mossos d’Esquadra Albert Oliva, la encargada municipal de Salud Gemma Tarafa y otros funcionarios hayan vertido declaraciones referidas a los narcopisos del Raval en diversas intervenciones realizadas ayer y hoy en los programas radiofónicos”, afirma el comunicado y agrega: “Nos resulta más que curioso el silencio que, respecto a esta grave situación aún mantienen la Generalitat, su presidencia, sus oficinas de Interior, Salud y otras involucradas en temáticas relacionadas con la seguridad pública, la narcoactividad, la drogodependencia, la convivencia ciudadana”.

El Síndic de Cataluña decide intervenir de oficio

El pasado 25 de agosto, el Síndic de Cataluña solicitó al ayuntamiento y a la Dirección General de la Policía información sobre los narcopisos para estudiar el caso. “Tras las informaciones aparecidas en las últimas semanas acerca de las quejas de los vecinos del barrio del Raval de Barcelona por el aumento de los narcopisos, el Síndic ha decidido intervenir de oficio. Los vecinos denuncian las molestias y la inseguridad que causan los pisos donde se ofrecen dosis para el consumo de droga y un espacio para consumirla”.

El comunicado del Síndic explicaba que “también ha solicitado información al cuerpo de los Mossos d'Esquadra sobre la cooperación con el Ayuntamiento de Barcelona en lo que respecta a la presunta comisión de delitos cuya investigación corresponde a este cuerpo”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información