Menú Buscar
Una foto ilustrativa de un ladrón entrando en una casa consejos

Consejos para irte de vacaciones: qué hacer para evitar un robo

Con la llegada de las vacaciones, los ladrones intensifican su 'jornada laboral' para asaltar pisos vacíos durante la época estival

02.07.2018 16:49 h.
4 min

Con la llegada del verano aumentan las salidas de fin de semana, los días en la playa y lo más esperado, llegan las vacaciones. Para disfrutar de unos días de descanso hay que tomar algunas medidas de precaución para evitar un regreso nefasto. Los robos en el domicilio. Con la llegada del verano y la marcha de millones de personas a nuevos destinos, los ladrones aumentan su actividad y aprovechan las casas sin inquilinos.

Según el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, aunque en el año 2017 se constató una tendencia decreciente en los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, en el tercer trimestre el índice bajista se debilitó ligeramente situándose en más de 110.300.

Consejos

Para evitar estos disgustos debemos tomar algunas precauciones que muchos no se cuestionan, pero son pistas para los asaltantes. Techco Security ha recopilado los descuidos y errores más comunes que cometemos en materia de seguridad, especialmente en los meses de verano, dando una gran vulnerabilidad a los hogares. 

Antes

“¡Me voy de vacaciones!”: Todos tenemos ganas, pero se debe evitar difundirlo en las redes sociales y comentarlo en entornos desconocidos. Los ladrones también son usuarios de Internet y obtienen información de sus víctimas (cuándo nos vamos, dónde iremos, qué día regresaremos…). Se calcula que ocho de cada diez ladrones revisan los perfiles de sus víctimas, por lo que hay que rehuir darles pistas.

 

Avisar a la compañía de alarmas: Aunque parezca una tontería, se recomienda alertar a la empresa, especialmente si el domicilio o el local no va a tener ningún tipo de actividad. Así  la Central Receptora de Alarmas, CRA, podrá extremar las precauciones y realizar las pertinentes pruebas de seguridad.

“Toma mi llave”: Normalmente solemos dejar las llaves a gente de confianza para que revise el buzón, encienda ocasionalmente algunas luces, mueva las persianas (nunca cerradas del todo), conecte una radio o TV... Es algo habitual y bueno, pero hay que dejar atrás costumbres antiguas e inseguras como por ejemplo dejar las llaves en una maceta o en el marco de la puerta. 

Revisar antes de salir: Es imprescindible comprobar que todas las puertas y ventanas de nuestro domicilio o negocio están cerradas, las llaves del agua y gas cortadas, los electrodomésticos que no vayan a utilizarse (como el aire acondicionado) desconectados.

Durante las vacaciones

En hoteles y apartamentos es preferible no cargar ni dejar grandes cantidades de efectivo. Actualmente, hay cajeros en todas partes y cargar grandes cantidades pueden ocasionarnos algún disgusto en caso de pérdida.

Estar peendientes de las pertenencias: en la playa, la piscina, en una discoteca o restaurante. Vigilar las pertenencias es fundamental.

Tras las vacaciones

"Estoy de vuelta": una vez hemos regresado, alertar a la CRA del fin de las vacaciones y comunicar la reanudación de la actividad habitual del domicilio y negocio.

En caso de robo: Si al llegar la puerta está abierta o forzada, hay que llamar inmediatamente al 091o al 062 si está en una zona rural. Es importantísimo no tocar nada ya que cualquier objeto puede suponer una pista. En caso de ataque informático, debe desconectar inmediatamente el equipo para evitar que el virus se traslade a otros equipos.

Todo y más para evitar disgustos tras regresar de unos días de desconexión y relax.