Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pago con tarjeta / EUROPA PRESS

Consejos para pagar de forma segura durante las vacaciones

Mantener la tarjeta bancaria a la vista y reservar los alojamientos en sitios de confianza son detalles que pueden evitar situaciones inesperadas

Esther Figueroa
6 min

La llegada del verano significa viajes y, con ello, pagos en sitios a los que no se está habituado. Las vacaciones de verano son el momento perfecto para salir de casa y desconectar en un lugar nuevo. Una acción que es alegre y positiva hasta que hay algún susto en los pagamentos hechos durante este período de relax. Por ello, es importante recordar que se debe ser cauteloso a la hora de manejar dinero en los viajes y no ser descuidado en ningún aspecto con esta operación. No perder de vista la tarjeta o la reserva de los alojamientos en sitios de confianza son algunos de los consejos básicos para evitar sorpresas en el extracto bancario.

En el día a día, pese a que también hay que prestar atención en el momento de pago, se controla mejor el entorno. Esto cambia durante las vacaciones, momento en el que se viaja y se accede a lugares nuevos con los que no se está familiarizado. “Cuando estamos en casa, solemos visitar los mismos comercios o restaurantes de confianza. Por ello, es recomendable ser cautelosos a la hora de realizar pagos en los viajes, así como tener en cuenta distintas alternativas para evitar determinadas situaciones”, alerta Manuel Prieto, CEO de la plataforma de pagos online Easy Payment Gateway.

Los peligros del pago con tarjeta

Generalmente, durante las vacaciones es más cómodo pagar con la tarjeta de crédito o débito porque permite despreocuparse por la ubicación de los cajeros así como de los ladrones que buscan dinero en efectivo en las zonas turísticas. Con todo, al pagar con tarjeta en cualquier establecimiento hay que ser consciente de que la manera más segura es cuando el propio cliente introduce o acerca el plástico al datáfono. No se debe perder de vista la tarjeta de crédito o de débito en ningún momento. En muchos casos y con excusas como mala cobertura o falta de batería en el datáfono, alguien del establecimiento se lleva este medio de pago y en este lapso aprovecha para hacer un duplicado y después cometer una estafa

Además de un posible duplicado de la tarjeta, y pese a no tener relación con robos, también hay que tener cuidado con las comisiones. Es frecuente que el cambio de divisas al pagar con tarjeta o sacar dinero en efectivo de un cajero pueda conllevar gastos inesperados en forma de comisión, especialmente en regiones con divisas diferentes al país de origen. Para evitar una sorpresa infeliz, es mejor consultar en el banco las comisiones en el sitio turístico. “Debemos tener cuidado en los cajeros, leyendo bien cada paso y confirmando qué comisión se nos va a cobrar antes de aceptar la operación”, explica Manuel Prieto.

Reservas en sitios de confianza

El pago con el teléfono móvil puede ser una alternativa perfecta al pago con tarjeta bancaria o efectivo. Muchos españoles no pueden bajar a la playa o a la piscina sin su smartphone. Por ello, si se apuesta por pagar con el móvil, no haría falta llevarse efectivo o la tarjeta de crédito o débito a estos lugares tan concurridos y en los que siempre existe la sensación de un posible robo mientras se está dentro del agua. Es mucho más sencillo estar pendiente solo de una cosa (el teléfono móvil) que de más de una. Y el móvil es hoy un artículo indispensable.

También para evitar un susto hay que tener cuidado a la hora de buscar alojamiento en el sitio turístico escogido. Es una práctica habitual rastrear diferentes webs o aplicaciones móviles para encontrar el mejor precio disponible. Las autoridades aconsejan sospechar de ofertas muy bajas en comparación con otras en el mercado, que no siempre tienen que ser sitios fraudulentos; pero la posibilidad está ahí porque se hace la reserva de un alojamiento en lugares que no generan confianza. “Debemos dejarnos guiar por nuestro instinto e intentar buscar opiniones de otros viajeros que nos ayuden a discernir si nos encontramos o no ante una estafa”, señala el representante de Easy Payment Gateway.

Actuar con rapidez

Si pese a los consejos aún se sufre un robo o alguna situación inesperada relacionada con la tarjeta bancaria durante las vacaciones de verano, la mejor manera de resolverlo es actuar con rapidez. Lo primero que se debe hacer es notificar la pérdida o el robo a la entidad bancaria de la tarjeta para que esta la bloquee y se paralice cualquier operación que los ladrones intenten hacer con ella. Después, se aconseja denunciar, en caso de que haya sido un robo.

Destacadas en Vida