Menú Buscar
El consejero Comín queda lejos de los médicos

"El consejero Comín queda muy lejos de los médicos"

Dolors Forés, presidenta de la CAMFiC: "Los ambulatorios no han visto la recuperación, la situación sigue a peor"

28.04.2017 00:00 h.
5 min

Dolors Forés preside la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC), un organismo que aúna a 4.000 profesionales y proporciona formación a 27.000 facultativos de Cataluña. El organismo científico acaba de dar apoyo y cobertura a Rebelión Primaria. Este nuevo movimiento de galenos pide revertir los recortes en este nivel asistencial. Ha dado un plazo de un mes a la Consejería de Salud antes de pasar a la acción.

-Pregunta: Los ambulatorios catalanes han salido de la crisis?

-Respuesta: ¿Hemos salido? Los recortes afectaron a todo el sistema: hospitales y demás. Pero los ambulatorios pagaron los platos rotos. Así que sólo vemos cifras macro. Se han hecho cosas, sí, pero estábamos tan mal que quedan muchas cosas por hacer.

Dolors Forés en una conferencia sobre la atención primaria

Dolors Forés en una conferencia sobre la atención primaria

-¿Como cuáles?

-Estabilizar plantilla, invertir, invertir e invertir. Basta de poner parches.

-¿Cómo ve el plan de inversión en los ambulatorios de Salud?

-Lo vemos bien. Es obvio. Donde más se necesita más hay que poner. Pero de nuevo, hay que pedir que se actualice, que no sea flor de un día. Que se mantenga y aumente.

-¿Y el plan de estabilidad laboral de Salud?

-También lo vemos bien. En primaria, la tecnología son las personas. Es lo que garantiza la calidad en la asistencia. Un profesional no puede tener un contrato de días, como los que existen. Y estar bien pagados.

-¿Cuánto debería ganar un médico?

-Como decía Julian Tudor Hart --exmédico británico, autor de varios libros y activista socialista--, un médico debe poder vivir de su profesión, que es su vocación. Aquí, los salarios son inestables. Mujeres, sobre todo, cobran poco en Cataluña y les cuesta conciliar la vida familiar y la laboral.

-Ha sido un invierno complicado en las urgencias en Cataluña. ¿Qué falló?

-Un sistema no puede planificarse con la vista en las grandes crisis. Un aeropuerto no diseña su operativa para el 1 o 15 de agosto.

Dolors Forés en la entrevista

Dolors Forés en la entrevista

-Así pues, ¿'pinchó' la operativa?

Había planes, como el PIUC (Plan Integral de Urgencias de Cataluña), pero quizá ha faltado previsión: había ambulatorios cerrados y una caída de profesionales en los centros de atención primaria (CAP) y hospitales.

-Desde Salud se hizo hincapié en evitar los hospitales.

-Y tienen razón. La gripe, por ejemplo, es una enfermedad vírica. El tratamiento es hidratación, analgésicos, reposo y adecuación dietética. Los pacientes jóvenes sin enfermedades de base no deberían ir al hospital.

-La Consejería apuesta por el 061 como primer contacto con el sistema sanitario. ¿Es adecuado?

-El buen canal de entrada al sistema son los equipos de atención primaria. Es lo más adecuado. El 061 tiene su especialidad: grandes emergencias y demás.

-Llamar a emergencias quizá es útil para una ciudad como Barcelona.

-Barcelona es una gran urbe. Pero los vecinos, que están en su ciudad, en su barrio, deben tener médicos de familia. Todos podemos colaborar, pero el canal adecuado es la primaria. Si lo olvidamos, restamos recursos a los ambulatorios.

-El 'conseller' Comín defiende que no hay dinero para todo.

-Pues se deberá priorizar. Y la gente, la mayoría, va una, dos o tres veces al hospital a lo largo de su vida. Pero muchas más al ambulatorio. La prioridad deben ser los CAP.

-Salud dice que se están revertiendo los recortes de CDC en sanidad.

-El consejero está muy arriba. Y los médicos, muy abajo. Y en medio quedan muchas capas: están la Consejería de Salud, el CatSalut, los gerentes territoriales, los directores de SAP, los de equipo... En esta estructura se pierden cosas.

-De 2011 a 2014 se recortó de forma importante. ¿Por qué ahora una 'rebelión primaria' y no entonces?

-Porque la situación sigue empeorando. También, quizá, el momento político ayuda: los ciudadanos son más conscientes de una serie de cosas y se atreven a levantarse.