Menú Buscar
Agentes de la Policía Nacional en la incineradora de Sant Adrià de Besós, donde los Mossos quisieron destruir documentos sobre el espionaje del Govern / EFE

Un confidente de la Policía Nacional entre los Mossos

Fuentes policiales confirman que un chivatazo alertó al CNP de que la policía autonómica trataba de eliminar expedientes B

27.12.2017 00:00 h.
3 min

No fue por casualidad que aquella mañana, la del 26 de octubre, agentes de la Unidad de Intervención y de la Brigada de Información del CNP se encontrasen aguardando la llegada de los Mossos frente a la incineradora de Sant Adriá del Besós (Barcelona). No fue un control rutinario, ni una actuación aleatoria.

Según fuentes policiales próximas a la Audiencia Nacional, la Brigada de Información de la Policía Nacional recibió el cante de un colaborador, miembro de los Mossos d'Esquadra, quien les alertó de que aquel día, a aquella hora --las 9 de la mañana--, agentes de la policía autonómica se disponían a eliminar cajas de documentos entre los que se encontraban archivos “no oficiales” y expedientes de investigación “no judicializados”.

Tensión al límite

Cuando los mossos llegaron a la incineradora fueron interceptados por el CNP. Hubo tensión: “Incluso hubo en momento en el que las armas se pusieron calientes”, ha dicho a Crónica Global uno de los agentes intervinientes. Los Mossos reprocharon la intromisión del CNP y exigieron una orden judicial para entregar el contenido de todas aquellas cajas y archivadores.

La orden llegó en cuestión de minutos. La Audiencia Nacional, alertada por el CNP,  reclamaba esos papeles para su análisis.

Expedientes sospechosos

Efectivamente, la Brigada de Información del CNP se llevó todos aquellos documentos para su estudio. La mayoría de los papeles corresponden a investigaciones antiguas, finiquitadas y sin mayor relevancia.

Sin embargo, entre ellos aparecieron algunos archivadores con datos, estudios, incluso con seguimientos a distintas personalidades, unos expedientes que no habían sido puestos en conocimiento del juez u obedecían, al menos a priori, a investigaciones oficiales en curso.

Abogados y comisarios

La juez Carmen Lamela ha recibido ya el primer anticipo de dicha información y ha abierto una pieza separada y secreta de investigación. Poco se sabe sobre su contenido salvo que uno de los nombres que aparecen en los papeles es el del abogado José María Fuster-Fabra, persona muy vinculada a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Este medio ha podido saber que algunos destacados comisarios del CNP aparecen también en esos informes sin que se conozca aun quién los elaboró, por orden de quién y en razón de qué. La juez Lamela, en breve, moverá ficha.