Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia de Barcelona, donde se condenado a 10 años de prisión a un pederasta que acosó a cuatro menores y difundió pornografía infantil / CRÓNICA GLOBAL

Un "kit sexual" y fotos por Facebook: así acosó un pederasta a cuatro niños en Barcelona

El condenado a 10 años de cárcel quedó con los adolescentes después de que las autoridades estadounidenses alertaran a las españolas de su presencia

6 min

Este miércoles se ha celebrado en la sección 8ª de la Audiencia de Barcelona un juicio contra el acusado de difusión de pornografía infantil a través de las redes sociales y de extorsión a menores. En la vista celebrada hoy, las partes han llegado a un acuerdo de conformidad por el que el investigado, que permanece en prisión provisional desde su detención, tendrá que cumplir 10 años y nueve meses de cárcel por los delitos que se le imputan. 

La Audiencia lo ha condenado a dos años de prisión por un delito de corrupción de menores en su modalidad de pornografía infantil, a nueve meses por un delito de exhibicionismo y a ocho años por cuatro delitos de child grooming --acoso sexual-- a menores de 16 años. Además, le prohíbe acercarse a las víctimas a menos de 1.000 metros durante tres años desde la extinción de la condena, así como a ocupar empleos que conlleven contacto con menores durante un periodo de cinco años. 

Difundió pornografía infantil 

Los hechos por los que ha sido enjuiciado se remontan a noviembre de 2015, cuando el Centro de Nacional de Niños Explotados y Desaparecidos (NCMEC por sus siglas en inglés), puso en conocimiento de las autoridades españolas que un usuario de Facebook había publicado tres fotografías de menores no identificados desnudos y en posiciones eróticas, en las que se podían apreciar sus partes íntimas. 

Un agente de la policía en una investigación sobre abuso a menores POLICÍA
Un agente de la policía en una investigación sobre abuso a menores / POLICÍA

Tras seguir el rastro de este usuario, en 2018 los Mossos d'Esquadra efectuaron un registro en su domicilio en el que recuperaron un teléfono móvil de marca HTC. Tras el análisis pericial del teléfono intervenido por la policía autonómica, los peritos hallaron múltiples miniaturas de imágenes y vídeos que habían sido almacenadas en el terminal pero que habían sido eliminadas. Estas imágenes correspondían a archivos en los que aparecían menores desnudos, en posturas lascivas y realizando actividades sexuales con adultos. 

Quedó con cuatro menores

Además de los archivos, los Mossos descubrieron que el acusado había contactado con varios menores de entre 12 y 16 años a través de las redes sociales en 2016, después de la alerta emitida por Estados Unidos a las autoridades españolas. De las conversaciones recuperadas se desprende que llegó a verse con, al menos, cuatro de los adolescentes. Con el primero de ellos contactó en marzo de 2016 y, tras varias conversaciones de contenido sexual, el procesado le mostró sus genitales por videollamada. Tras varias propuestas, el menor accedió a quedar con él en dos ocasiones. La segunda vez que se vieron, el pederasta le enseñó varios consoladores, que él mismo definió como su "kit sexual". Este hecho causo tanto temor en el menor que decidió bloquearlo, rompiendo cualquier contacto con el acusado. 

Ese mismo año contactó con otro menor, al que le dijo que era gay. Después de llevarlo a merendar, al cine y a los karts, el acusado aprovechó uno de los trayectos en su vehículo para realizarle tocamientos a la víctima y le propuso mantener relaciones sexuales, a las que esta se negó. Con los dos últimos mantuvo varias conversaciones a través del chat de Facebook, llegando a enseñarles el pene y a proponerles sexo. Después de quedar con uno de ellos hasta en tres ocasiones, el investigado adoptó una actitud tan insistente que el adolescente "tuvo miedo" y cortó toda relación con el acusado. 

Sólo cumplirá seis años de condena

Por estos hechos, la fiscalía inicialmente solicitó una pena de 16 años de prisión para el acusado que, aunque ha sido condenado a 10 años y nueve meses de prisión, sólo cumplirá un máximo de seis al aplicarse el límite triple mayor de la condena más alta. Además, se restarán los dos años de prisión preventiva por lo que saldrá en libertad en cuatro años.