Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia Provincial de Lleida, donde han condenado a un hombre a cinco años de prisión por abusar de su nieta / EUROPA PRESS

Condenado a cinco años de prisión por abusar de su nieta en Lleida

El acusado aprovechaba momentos a solas con la menor para realizarle tocamientos de índole sexual

3 min

La Audiencia Provincial de Lleida ha condenado a cinco años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de su nieta de 13 años en Golmés, en el Pla d’Urgell (Lleida).

Aunque el acusado alegó en el juicio, celebrado el 2 de febrero, padecer un trastorno mental, el tribunal considera que el sujeto estaba en sus plenas facultades mentales cuando cometió los abusos sexuales. En este sentido, la sentencia recoge que la defensa no aportó en sede judicial ningún informe pericial que acreditara alguna patología mental.

Orden de alejamiento e indemnización

Una vez cumpla la condena de prisión, el acusado estará sujeto a libertad vigilada durante un periodo de cinco años. Además, el tribunal le ha impuesto una orden de alejamiento y de comunicación con respecto a su nieta durante los próximos seis años.

El acusado no podrá ocupar ningún cargo laboral que implique contacto con menores de edad durante ocho años y deberá indemnizar a la joven, que ahora tiene 16 años, con 5.000 euros por los daños ocasionados.

Aprovechaba momentos a solas

La nieta, a la que el tribunal le ha dado credibilidad, relató que los abusos se produjeron en el verano de 2018, cuando pasó varios días en la casa de su abuelo en Golmés.

Según su relato, el acusado aprovechaba momentos en los que se quedaban a solas para realizarle tocamientos de índole sexual. La madre de la víctima e hija del acusado declaró que descubrió los hechos más de un año después, en otoño de 2019, cuando presionó a la joven para que le contara el motivo de su cambio de actitud repentino hacia su abuelo.

Sentimiento de culpa

Los piscólogos que atendieron a la joven, y que dieron credibilidad a su declaración, explicaron que la chica experimentó un profundo sentimiento de culpa por no querer que la relación entre su madre y su abuelo se rompiera.

Por su parte el acusado declaró no recordar nada y, finalmente, negó los hechos por los que ha sido condenado. Finalmente la pena que le ha caído ha sido menor, ya que la Fiscalía inicialmente solicitaba para él seis años de prisión por un delito continuado de abuso sexual hacia un menor de edad inferior a 16 años.