Menú Buscar
Jordi Puig Godés, hermano de Felip Puig, en un restaurante / CG

Condenado un hermano de Felip Puig por el impago de una deuda

Jordi Puig fue juzgado en rebeldía al no ser localizado por la policía aunque se le ha visto comiendo en diversos restaurante de Barcelona

3 min

Jordi Puig Godés, hermano del que fuera conseller de la Generalitat Felip Puig, ha sido condenado al pago de casi 400.000 euros en virtud de un reconocimiento de deuda que suscribió con un empresario y socio al que, a pesar de las promesas, nunca llegó a pagar.

La sentencia condenatoria, firmada por el juez de Primera Instancia número 36 de Barcelona, establece que el condenado lo ha sido en rebeldía; es decir, que no compareció a juicio al no haber sido localizado por la policía para notificarle las citaciones judiciales.

Rebelde localizado

Llama la atención que la maquinaria judicial no haya encontrado al demandado cuando no resulta difícil verlo pasear por Barcelona o frecuentar algunos conocidos restaurantes. Sin ir mas lejos, el pasado domingo fue fotografiado junto a una acompañante en el restaurante Ostres quin raconet de Caldetes (Barcelona).

La sentencia era previsible desde el mismo instante en que Puig reconociera, allá por 2014, que le debía 370.000 euros a un antiguo socio.

Especulación

Jordi Puig Godés compareció ante notario ese año para formalizar el reconocimiento de deuda. El demandado había realizado unos negocios inmobiliarios en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) junto con otros socios que aportaron capital para ejecutar unas compras que consumó el hermano del exconseller.

Ese capital sirvió para la adquisición de una nave industrial en aquella población de El Garraf, nave que Puig habría vendido hasta en tres ocasiones, pero cuyos ingresos no revirtieron en los socios capitalistas.

Ilocalizable…

En 2015, trascurrido un año desde la comparecencia notarial de Puig Godés y llegado el momento de ejecutar el pago, éste no se llevó a cabo.

El demandante intentó infructuosamente localizar al hermano del conseller para tratar de arreglar el litigio sin necesidad de llegar a juicio. El juez tampoco tuvo éxito en su intento de localizarlo. Ahora, Puig tiene 20 días si quiere presentar recurso ante la Audiencia de Barcelona. Pero para ello le deben notificar esta sentencia y el juzgado no sabe adónde hacerlo.

Destacadas en Vida