Menú Buscar
Botas de un soldado a la entrada de la localidad de El Vacar / FOTOMONTAJE DE CG

Condenado un cabo a dos años y diez meses por acoso sexual a un soldado

Durante siete años, la víctima “soportó” el asedio de su mando militar, quien ha sido penado por abuso de poder y trato degradante

3 min

La sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha condenado a dos años y diez meses de cárcel a un cabo del ejército imputado por acosar sexualmente durante siete años a un soldado subordinado suyo. Se le considera autor de un delito de abuso de autoridad en su modalidad de trato degradante por el que deberá abonar a la víctima 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Los hechos se remontan a los siete años comprendidos entre septiembre de 2007 y enero de 2014. Según el tribunal, el soldado “soportó y no consintió” una serie de conductas por parte del cabo primero “consistentes en proposiciones, expresiones, tocamientos e insinuaciones de índole sexual”. Los hechos ocurrieron en el destacamento militar de El Vacar, en Córdoba.

Denuncia y depresión

Tras siete años de vejaciones, el soldado se decidió a presentar la denuncia contra su superior. En ella relataba cómo el cabo primero acusado “le tocó el culo en varias ocasiones, le preguntaba sobre cuándo iba a salir del armario y le pidió varias veces que le dejase hacer una felación". Tras la denuncia, la víctima pasó varios meses de baja por depresión.

Para el Supremo, los hechos enjuiciados describen una “inequívoca conducta de acoso sexual, de ofrecimiento de acciones sexuales” que chocaron siempre con la "machacona negativa del soldado”.

Abusador jerárquico

El tribunal subraya que el acusado se valió de su situación de superioridad jerárquica para causar “humillación, miedo y menoscabo en la dignidad del soldado, tanto en su condición humana como militar”.

A pesar de que el acusado dice que se trata de un malentendido y que es inocente, el tribunal se basa en el testimonio de 17 testigos que "han dado credibilidad a la denuncia de la víctima". Algunos de los testigos también han reconocido haber sido acosados por el cabo condenado.