Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Audiencia de Girona, donde ha sido condenado a tres años de prisión un hombre por apuñalar a su padre en Olot / EUROPA PRESS

Condenado a tres años de prisión por apuñalar a su padre en Olot

El autor de los hechos ya fue procesado por atacar a su progenitor con un arpón de pesca submarina en 2012

4 min

La Audiencia de Girona ha condenado a tres años y medio de prisión al vecino de Olot (Girona) se peleó con su padre y, aprovechándose de que este cayó al suelo y no podía escapar, le asestó varias puñaladas.

La Fiscalía solicitaba inicialmente para el autor de los hechos una pena de ocho años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa. Sin embargo, después de que el agresor admitiera lo sucedido durante el juicio, el Ministerio Fiscal y la defensa han llegado a un acuerdo.

Rebajan la pena

Finalmente, el tribunal ha aceptado rebajar la petición de pena a menos de la mitad. Lo han condenado por un delito de lesiones y no de intento de homicidio al considerar que no tenía intención de acabar con la vida de su padre.

Durante la vista, además, se le ha aplicado un atenuante de alteración psíquica y las agravantes de parentesco, reincidencia y abuso de superioridad.

No podía escapar

Los hechos por los que ha sido condenado se remontan a la tarde del 8 de mayo de 2020. El procesado y su progenitor mantuvieron una fuerte discusión. Durante la misma, el padre, de 75 años, se cayó al suelo y se rompió el fémur. Aprovechándose de la situación, el hijo le clavó varias puñaladas en la cabeza, cuello y tórax con una navaja de 9,5 centímetros de hoja.

El escrito de acusación recoge que el autor no cesó en el ataque “hasta que comprobó que su padre se hallaba tumbado inerte y con los ojos cerrados”. Como consecuencia de la agresión, el padre sufrió varios cortes que necesitaron sutura y la fractura de fémur de la que tuvo que ser operado y por la que permaneció trece días ingresado en el hospital y 120 impedido.

Atenuante por trastorno psíquico

No obstante la Fiscalía mantiene que el agresor tenía sus capacidades cognitivas y volitivas alteradas “de manera importante” dado que padece un trastorno límite de la personalidad y otro derivado del consumo de cocaína, alcohol y benzodiacepinas.

El procesado no podrá acercarse a menos de 200 metros de su padre, aunque sí hablar con él. Tampoco tendrá que indemnizarlo porque el progenitor ha rechazado cualquier compensación económica.

Ataque con arpón en 2012

Esta no es la primera vez que el hombre agrede a su padre. Ya en febrero de 2012 fue condenado también a tres años de prisión por disparar a su progenitor con un fusil de pesca submarina. El hijo le disparó el arpón en el pecho y en un brazo durante una fuerte discusión. En aquella ocasión, el Fiscal había solicitado nueve años y once meses de prisión, pero la Audiencia le rebajó la pena en más de dos tercios al entender que la acción se enmarcaba en un delito de lesiones y no en una tentativa de homicidio y además se le aplicó un atenuante por el trastorno que padece.

El padre retiró la denuncia contra el hijo en aquel momento, que ya acumulaba una sentencia condenatoria de dos años de prisión por agredir en 2008 a una pareja a martillazos en un bar de Olot durante una discusión.