Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Exterior de la Audiencia de Tarragona, donde ha sido juzgado y condenado un hombre por abusar de su hijastra / GOOGLE MAPS

Condenado a más de 32 años de cárcel a un hombre que violó a tres mujeres

La Audiencia de Tarragona le impone otros nueve años de libertad vigilada y no podrá acercarse a menos de 500 metros a ninguna de sus víctimas

3 min

La Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona ha condenado al violador de tres mujeres en El Vendrell a 32 años y nueve meses de cárcel y, una vez cumplida la pena, a otros nueve años de libertad vigilada. El hombre cometió las tres violaciones y el intento frustrado de una cuarta entre mayo y julio del 2019, después de haber cumplido condena por hechos similares. Aquellos sucesos causaron una fuerte alarma social en la comarca del Baix Penedès.

La condena es por tres delitos de agresión sexual con el agravante de disfraz en dos de ellos; una agresión sexual en grado de tentativa; un delito de lesiones y otro de robo con intimidación. La sala también dicta una orden de protección de las tres víctimas, a los que el penado no podrá acercarse a menos de 500 metros ni comunicarse por ningún modo con ellas durante diez años.

Con violencia y arma blanca

En el primer caso, el 6 de mayo de mayo de 2019, atacó a una chica de 19 años a punta de navaja en el bloque de El Vendrell donde residía la víctima y, además, le robó 50 euros y tabaco. El 7 de junio, agredió a una joven de 18 años en una calle de Sant Vicenç de Calders, también a punta de cuchillo y la golpeó contra el suelo hasta hacerle perder la consciencia. El 2 de julio asaltó a la tercera chica, una joven de 22 años, en el tren Barcelona-Sant Vicenç de Calders, donde solo viajaban ellos dos, también bajo la amenaza de un cuchillo en el cuello y, en este caso, la asfixió hasta hacerle perder el conocimiento.

El 26 de julio, el penado golpeó en la cabeza a una chica de 26 años que estaba de espaldas abriendo el portal de su casa y también la amenazó con un cuchillo en el cuello para que entrara en el ascensor. Una vez allí, ella gritó cuando empezó a tocarla y la pudo socorrer un vecino, aunque el agresor consiguió huir hasta que, finalmente, fue detenido por los Mossos d'Esquadra.