Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Zona de estar de un domicilio

Comparativa de hipotecas: fijas, variables o mixtas

Analizamos los tres tipos de préstamos hipotecarios para poder escoger el que mejor se adapta a ti

6 min

Hoy en día el mercado inmobiliario es más amplio que nunca. Así pues, tarde o temprano es muy probable que acabes dando con la casa o el piso de tus sueños. Sin embargo, en Cataluña los precios suelen ser bastante elevados, por lo que necesitarás que el banco te conceda una hipoteca. ¿Por cuál de ellas optar?

Actualmente existen varios tipos de hipotecas, siendo conveniente que los conozcas a fondo para elegir bien. En concreto hablamos de las tipos fijas, variables y mixtas. Las diferencias son numerosas, pudiendo averiguarlas todas a continuación.

Fijas

Vivimos en una época en la que la volatilidad se ha apoderado de muchos sectores, siendo un claro ejemplo el de las inversiones -demostrándolo a la perfección las criptodivisas-. Aun así, hay algunos ámbitos en los que es posible decantarse por alternativas que son sinónimas de estabilidad en todos los sentidos. En el caso de las hipotecas, las fijas cumplen esta condición. Al contrario de lo que sucede con las que describiremos más adelante, en este caso el interés se mantiene fijo pase lo que pase. No importa de cuánto sea el plazo hipotecario: diez años, treinta, la cifra mencionada en el pacto y posteriormente reflejada en el contrato será la que prevalecerá. Traslada tranquilidad y estabilidad a los compradores de una vivienda, sabiendo que durante todos esos años siempre pagarán la misma cuota, sin que se produzcan aumentos.

Decantarse por este tipo de hipoteca inmobiliaria es muy recomendable en caso de que la negociación con el banco haya ido bien y el resultado sea el de un pacto a la baja. Es decir, un tipo de interés bastante atractivo teniendo en cuenta la media actual de las entidades bancarias. Los bancos son algo flexibles en este sentido, así que poniendo todas las cartas sobre la mesa suele ser posible negociar. Eso sí, ten en cuenta que subrogar exige desembolsar una gran cantidad de dinero, así que no te conviene hacerlo. Hablamos de un porcentaje que ronda los cuatro puntos, aunque en algunos casos puede ser mayor. Por este motivo conviene leer el contrato sin dejarse ni una sola cláusula, aunque ciertamente se ha de hacer también a fondo con los otros dos tipos de hipotecas inmobiliarias que describiremos en próximas líneas.

Variables

Al contrario de lo que sucede con las fijas, las de tipo variable no siempre presentan las mismas cuotas, sino que cambian en función de las subidas y bajadas que experimenta un índice, el Euribor. Todo parece indicar que los cambios seguirán siendo a la baja, aunque en ocasiones estas alteraciones son imprevisibles.

Así pues, no es apta para quien pretenda disfrutar de una estabilidad económica sabiendo siempre lo que va a tener que pagar cada mes por su vivienda. Ahora mismo el Euribor se sitúa en un valor de -0,484%, pero puede aumentar o bajar de forma considerable. Estos cambios se suman a un diferencial que sí es fijo, determinando así el total que vas a tener que pagar a la entidad bancaria con la que decidas firmar la hipoteca.

Mixtas

No son los tipos más comunes en la actualidad, pero hay bancos ofrecen la posibilidad de contratar una hipoteca mixta. Su propio nombre indica de qué se trata: una combinación de las características de las otras dos que hemos analizado anteriormente. Las entidades que ofrecen hipotecas mixtas se caracterizan por ser muy flexibles. Es decir, te permiten elegir la cantidad de años que pasarás con un interés fijo, así como el tiempo en el que el mismo pasará a ser variable. Eso sí, hay un aspecto común que se resume en que siempre se empieza por el interés fijo, terminando la hipoteca con el variable y no al revés.

El atractivo de estas hipotecas reside en que el interés fijo del período inicial es más bajo si se compara con las que ya de por sí son siempre fijas. Además, en caso de preverse que el Euribor subiría en un futuro cuando pasase a ser variable, podrías ir ahorrando para poder amortizar capital.

¿Cómo saber qué tipo es el mejor para ti?

Lo más recomendable si tienes dudas es acceder a un simulador de hipotecas. En pleno 2021 hay muchos que puedes utilizar. Además, funcionan realmente bien sin que sea difícil hacer uso de ellos, basta con introducir los datos que se te solicitan.

Uno de los mejores en este sentido es el del Banco Santander, ya que muestra simultáneamente los resultados que obtendrías con los varios tipos de hipotecas inmobiliarias. Sin necesidad de acudir físicamente a un banco sabrás qué crédito hipotecario te conviene en base a tu situación, necesidades y preferencias.

--

Contenido patrocinado