Menú Buscar
La Puerta del Sol de Madrid acogió a más de 5.000 personas que se reunieron para jugar a Pokémon Go el 28 de julio.

Cómo minimizar los riesgos de jugar a Pokémon Go en la calle

Algunos métodos tecnológicos pueden limitar los peligros derivados de jugar con la aplicación en la calle

Margalida Vidal
4 min

Desde accidentes de tráfico, pasando por hallazgos de cadáveres o tener que lamentar el fallecimiento de algún jugador. Pokémon Go y la fiebre por jugar a todas horas y en cualquier lugr (hay Pokémons escondidos en todo el mundo) ha provocado incidentes. El fenómeno continúa en expansión y las escenas de viandantes que caminan por las calles, parques u otros espacios abiertos más atentos al móvil que a lo que pasa a su alrededor, también.

El juego se ha hecho viral y los incidentes que ha provocado han tenido su sitio en los medios de comunicación. La misma tecnología que hace posible la existencia de apps como ésta puede evitar las situaciones de peligro que conlleva. “El mundo real y el virtual van cada vez más unidos”, explica el sociólogo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Francesc Núñez. La que gana a ojos de los jugadores es la virtual.

Sensores para sortear obstáculos

Xavi Vilajosana, profesor de informática, multimedia y telecomunicación de la UOC explica la existencia de varios métodos tecnológicos para minimizar riesgos. Las cámaras del móvil son el elemento más claro que podría usarse para sortear obstáculos mientras los usuarios cazan pokémons en la calle.

“Por medio de unos sensores colocados en el móvil, éste puede saber cuando el usuario está a punto de chocar con una farola, un vehículo o cualquier otro objeto o persona y avisarlo”, asegura Vilajosana. Pulseras de actividad, relojes inteligentes o el mismo móvil puede emitir una vibración o sonido que alerte al viandante y evite este tipo de accidentes que desde que salió al mercado la aplicación son cada vez más habituales.

‘Beacons’ y el compromiso de Nintendo

Los beacons, unos dispositivos que se pueden colocar en cualquier sitio y que emiten señales y mensajes a los móviles, también pueden tener este uso. “Al entrar en un metro o una zona con aglomeración de personas, el beacon podría avisar al usuario del peligro que supone continuar jugando”, expone el docente.

Nintendo también puede actuar para minimizar los riesgos de Pokémon Go para sus clientes. Los datos que recibe la compañía gracias a los localizadores GPS de los móviles que usan la app son valiosos. Según Vilajosana, “Nintendo puede evitar perfectamente que un pokémon aparezca en la vía de un tren, en una base militar, la pista de un aeropuerto, etc”.

El carril ‘smartphone’

Pokémon Go no es el culpable de todo. El peligro de que los viandantes usen los teléfonos móviles para chatear, jugar o navegar por internet viene de antes. China ha ido más allá. Ya en 2014, algunas ciudades del país incorporaron a su red urbana un carril para gente que usa los smartphones mientras camina por la calle.

“Los cambios siempre cuestan de asimilar; se necesita un período de adaptación y de naturalización hasta que caminar mirando el móvil forme parte del paisaje”, asegura Núñez. Los prejuicios otorgan más prestigio al mundo real que al virtual, pero la situación cambia rápido. El sociólogo ve esta evolución normal, y avisa de que estas “dos dimensiones cada vez estarán más integradas”.