Menú Buscar
Slime casero sin bórax

Cómo hacer slime casero sin bórax de forma fácil y rápida

Aprende a crear la masa viscosa que causa furor en las redes, sin usar elementos dañinos para la salud

05.11.2018 18:58 h.
8 min

El slime es el juguete de moda entre los más pequeños (y no tan pequeños). Aunque no es un juguete y ni siquiera es seguro utilizarlo. Al menos, así lo considera la Organización de Consumidores y Usuarios, que lo ha catalogado como un producto peligroso. ¿De qué estamos hablando? Nos referimos a esa especie de masa de colores llamativos que los niños estiran, aplastan y molden a su antojo, y que muchas tiendas venden libremente como método de relajación sensorial sin saber que puede ser venenoso.

Hoy os contamos por qué hay que tener cuidado con este entretenimiento no tan infantil, qué ingredientes lo hacen tan controvertido y peligroso e incluso cómo hacer slime en casa de forma segura y con componentes más seguros. ¿Quieres hacer el tuyo propio handmade? Es muy fácil de conseguir y un proyecto manual que podemos poner a prueba incluso con los peques de la casa en estos días de vacaciones que están por llegar.

¿Qué es este 'slime' de moda?

Slime es el anglicismo con el que se ha popularizado, pero esta masa viscosa es conocida también por nombres como moco de gorila o blandiblú. Su objetivo no es en absoluto el de convertirse en un juguete, sino utilizarse como método de relajación sensorial. Esto es porque su textura y movimiento producen una respuesta sensorial de calma y relajación que ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad en edad adulta. Sin embargo, sus colores vibrantes y su aspecto divertido y viscoso lo han convertido en el favorito de los niños más pequeños. Y esto es todo un problema, porque su composición a base de bórax puede resultar tóxica en caso de mucha manipulación o ingesta.

El bórax es un compuesto químico mejor conocido como borato de sodio. Su aspecto original es en polvo, aunque se diluye con mucha facilidad en agua pasando al estadio líquido. Se utiliza en muchísimos campos, desde productos de limpieza doméstica como jabones o detergentes hasta joyería o, en este caso, la composición del slime. En pequeñas cantidades, el bórax no es un producto peligroso. Tanto es así que se puede adquirir en supermercados igual que el bicarbonato. Pero en grandes dosis sí puede producir daños en nuestro organismo, sobre todo si se consume vía oral.

El aumento de las ventas de esta sal de boro es lo que ha alertado a las autoridades competentes, porque no se está haciendo un uso correcto de él. Manipularlo en exceso puede provocar patologías dermatológicas, tales como reacciones alérgicas, irritaciones, eczemas complicados e incluso quemaduras graves. Y, en el caso de los niños más pequeños, corre también peligro de ser ingerido. Esto se podría traducir en náuseas, cólicos, daños renales y hepáticos e incluso inducir al coma si no se trata con rapidez. Desde luego, no es un ingrediente que deba estar presente en un juguete. Por ello vamos a aprender a hacer slime sin bórax, sustituyéndolo por otros compuestos.

Cómo hacer 'slime' paso a paso

El componente químico mencionado anteriormente aporta consistencia, suavidad y elasticidad al slime. Pero hoy vamos a explicar cómo hacer slime sin bórax, para que sea más seguro. Hay muchos otros ingredientes que se pueden añadir a la mezcla para obtener esta masa de forma inofensiva. ¿Quieres aprender cómo hacer slime de forma fácil? Sustituye el bórax por detergente líquido o por nubes de chuchería derretidas. El resultado será el mismo pero sin correr ningún riesgo.

Conseguir hacer slime casero es una tarea medianamente sencilla. Para hacerlo necesitaremos dos platos hondos de plástico, un poco de agua, detergente líquido, colorante alimenticio y nubes de gominola. Se puede hacer con pegamento, pero para que los peques de la casa participen mejor optar por hacer slime sin cola blanca.

Nubes de gominolas para hacer slime

Nubes de gominolas para hacer 'slime'

Añade los colores del 'slime'

El primer paso es derretir las nubes de gominola en el microondas, dentro de un bol de gran tamaño para que haya suficiente masa. Una vez estén en formato líquido hay que manipularlas rápido, para que no vuelvan a enfriarse. Mézclalas con un colorante comestible de tu elección, escogiendo el tono favorito del que queremos que sea el slime. Cuantos más colores incluyamos más divertido y multicolor quedará el blandiblú final. Incluso podemos añadirle purpurina u otros abalorios originales.

Al mismo tiempo que realizas la mezcla, asegúrate de equilibrarla a medida. En caso de que quede demasiado líquida añade más nubes de chuchería. Si por el contrario resulta demasiado espesa y difícil de manipular, incluye un poco de agua para suavizar la receta. ¿Quieres un slime gigante? Añade muchísimo producto y dobla las cantidades, será tan grande como quieras imaginarlo.

Usar el jabón de lavadora para hacer slime

Usar el jabón de lavadora para hacer 'slime'

Dale consistencia a la masa

A continuación vamos a otorgar a nuestro slime la consistencia, resistencia y elasticidad que lo caracterizan. Para ello mezclaremos en el segundo plato un par de cucharaditas de jabón de lavadora. Siempre en formato líquido. Añádeles una cucharada de agua y remueve hasta obtener una mezcla uniforme. Sin grumos, sin burbujas o sin que ambos líquidos queden separados. Es importantísimo que estén totalmente fusionados. Recuerda que si doblaste las cantidades anteriores, deberás hacer lo mismo con estas.

Batir la masa para crear el slime casero

Batir la masa para crear el 'slime' casero

Equilibra la mezcla

Finalmente, vamos a unir ambas mezclas en una sola para obtener el slime, nuestro objetivo final. Hay que batirlas a conciencia juntas, hasta que creen una masa uniforme, suficientemente espesa para ser amasada a mano. Como si fuera un pan con harina. Al principio resultará pegajoso, pero tras unos minutos de manipularlo manualmente aparecerá el famoso slime, elástico y muy resistente. En caso de que se quede líquido añádele más agua y si, por el contrario, está muy blando, añade más nubes derretidas.

Existen muchísimas otras recetas que enseñan cómo hacer slime sin bórax de por medio en internet, sustituyendo este ingrediente por otros que puedan ser manipulados sin miedo alguno, como harina. De esta forma nos aseguramos de que todos podamos disfrutar de momentos divertidos con el slime sin riesgos innecesarios.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información