Menú Buscar
Personas mayores con un andador / PIXABAY

Cómo evitar las caídas de las personas mayores

La Dirección General de Salud Pública y Adicciones lanza una serie de consejos que invitan a tomar ciertas precauciones que eviten este tipo de incidentes

06.01.2019 18:21 h.
3 min

Hay diversas maneras de evitar que una persona mayor de 65 años pueda caer y para ello, la primera recomendación es la de mantenerse activo físicamente y tomar algunas precauciones en la vida cotidiana para que eviten las caídas y sus consecuencias, ya que un 30% de los mayores de 65 años se caen al menos una vez al año.

Por ello, la Dirección General de Salud Pública y Adicciones lanza una serie de consejos que invitan a tomar ciertas precauciones que eviten este tipo de incidentes.

Tomar medidas

"Las posibilidades de caerse aumentan con la edad y sus consecuencias son peores con los años", ha destacado el director general de Salud Pública y Adicciones, José Carlos Vicente, quien también ha apuntado a la mala calidad del sueño como causante de la disminución del equilibrio y de la capacidad de controlar la postura corporal.

Una de las medidas sería la de realizar revisiones periódicas de la vista, ya que la graduación de las gafas ha de ser la correcta. Una visión distorsionada puede generar mareos y éstos, tropezones o caídas.

Actividad física

Para evitar estos accidentes, una de las recomendaciones principales es la de realizar actividad física controlada con regularidad. En el caso de las personas mayores, caminar 30 minutos cinco días o más veces a la semana.

"Ese tiempo activo puede ser también social, de modo que la persona mayor realice esta actividad física en compañía de amigos o familia, o en grupos organizados de su entorno", ha matizado Vicente.

Levantarse despacio

El cuidado de los pies es muy importante para mantener el equilibrio, y emplear bastón o andador puede ser una solución. A la hora de levantarse de la cama es mejor no hacerlo de forma brusca, sino sentarse primero y esperar unos 15 segundos para ponerse en pie. Uno de los lugares más delicados es el baño y es mejor un plato de ducha que una bañera.

No se debe olvidar de la iluminación en el domicilio, que debe ser suficiente sin llegar a deslumbrar, ya que una casa bien iluminada ayuda a no tropezar con objetos que no son fáciles de ver. También hay que tener cuidado con las alfombras, los cables eléctricos u otros elementos sueltos o que puedan deslizarse en el suelo y muebles que obstruyan el paso.