Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre comprueba su cabello

Cómo combatir la caída del cabello

Los motivos que causan calvicie son variados y requieren diferentes tipos de respuestas o tratamientos

6 min

La caída del cabello o alopecia es una condición que afecta tanto a hombres como a mujeres y que, en algunos casos, puede comenzar a observarse desde la juventud. Existen diferentes razones por las cuales se cae el pelo, algunas con consecuencias permanentes, como el factor hereditario o el envejecimiento. En otras ocasiones, responde a causas temporales, como desequilibios de los balances hormonales, enfermedades emocionales o el uso de alguna medicación.

Dependiendo de lo que esté causando dicha caída, se pueden encontrar algunas soluciones para tratar el problema, que puede ser de forma natural o con compuestos recetados por el médico. Si se trata de un problema de alopecia irreversible, se puede tratar con opciones para reemplazar el pelo perdido.

Principales causas de la caída 

Es importante saber que es normal que diariamente se caiga el cabello en mayor o menor medida dependiendo del tipo de pelo de cada persona, pero cada hebra que se cae es reemplazada por una nueva.

Hay que prestar atención si se comienzan a observar sectores vacíos en el cuero cabelludo o si se nota que se está perdiendo más cabello de lo normal. A continuación analizamos algunas de las principales razones por las cuales se produce esta caída.

Herencia

La alopecia que se presenta debido a factores hereditarios se denomina androgénica y es la causa más común de pérdida pelo. Esta afecta a hombres y mujeres de diferente manera, aunque en ambos casos es una condición que avanza con el paso del tiempo. En los hombres comienza por el retroceso de la línea del cabello y puede llegar a afectar toda la parte superior de la cabeza. En mujeres, el primer indicio de alopecia es que se pierde grosor en las hebras y comienza a caerse en la zona de la corona.

Cambios hormonales

Algunos factores que causan cambios hormonales como la menopausia, el embarazo o las enfermedades en la tiroides causan alopecia areata.

Esta se observa por la pérdida irregular del pelo, formando círculos vacíos en el cuero cabelludo y en general avanza rápidamente. En la mayoría de los casos este tipo de alopecia es reversible.

Medicamentos

El uso de algunos medicamentos puede causar esta pérdida, como la quimioterapia, antidepresivos, medicinas para tratar la artritis o controlar la presión arterial; así como tratamientos como la radioterapia.

Dependiendo del medicamento y de la genética de cada persona, al interrumpir o finalizar su uso, el pelo vuelve a crecer.

Estrés

El estrés y algunas enfermedades emocionales como la depresión o la ansiedad pueden llegar a ocasionar calvas, aunque esta es temporal.

Normalmente, una vez superado el problema, el pelo se recupera, aunque puede ser un proceso lento.

Tratamientos

Algunos tratamientos para alizar o encrespar el pelo contienen sustancias abrasivas que pueden hacer que este se debilite o se caiga.

Los peinados que aprietan excesivamente, como las trenzas o colas de caballo debilitan el cuero cabelludo.

Remedios para tratar la caída del cabello

Si la caída se encuentra en una etapa avanzada, se pueden optar por champús especializados, o algunos medicamentos recetados o de venta libre, sin embargo, para la alopecia hereditaria y otros causantes de una pérdida definitiva, la mejor solución es la cirugía capilar: en Salus Medical Clinic son expertos en cirugía capilar en Granada, especialmente en la técnica FUE, que es la alternativa más eficiente y popular de trasplante de cabello. Esta técnica consiste en extraer unidades foliculares del mismo cuero cabelludo del paciente y se insertan en la zona afectada, dejando cicatrices mínimas y logrando muy buenos resultados en pocas semanas.

Para prevenir o detener la caída también se pueden utilizar algunos remedios caseros, por ejemplo:

Té verde: Tomar té verde ayuda al crecimiento del pelo gracias a la cantidad de antioxidantes que contiene. Para que sea más efectivo, se puede aplicar en el cuero cabelludo como si se tratase de un tónico.

Aceite de almendras: Este y otros tipos de aceites esenciales, como el de ricino o el de romero, contribuyen al crecimiento de pelo. La idea es aplicar unas gotas en el cuero cabelludo y masajearlo por unos 10 minutos al menos 4 veces por semana. El aceite de oliva también otorga los mismos resultados.

Llevar una dieta saludable: Consumir alimentos ricos en vitaminas y aceites naturales es ideal para mantener la buena salud del pelo y el cuero cabelludo, previniendo la pérdida de grosor y su caía prematura.

--

Contenido patrocinado