Menú Buscar
El comisario José Manuel Villarejo Pérez en una foto de archivo / CG

El comisario Villarejo acepta su "responsabilidad penal" por la 'operación Cataluña'

El controvertido mando policial reconoce que participó en operaciones ilegales como miembro de la unidad de inteligencia dependiente del número cuatro del CNP

3 min

Aparece en el penúltimo párrafo del informe (nota informativa), sin sello oficial ni firma (aunque ahora se la ha autoatribuido a través de un acta notarial el propio comisario José Manuel Villarejo), de fecha 20 de enero de 2015.  Es una de las cuatro notas informativas que han presentado ente el juez los antiguos gestores del BPA en la querella por extorsión interpuesta en Andorra contra el comisario jefe de asuntos internos y enemigo acérrimo de Villarejo, Marcelino Martín Blas.

Entre la documentación de esa querella aparece un acta notarial firmada por el propio Villarejo reconociéndose autor de las cuatro controvertidas notas informativas, unos informes que arrojan durísimas acusaciones contar su ex amigo Martín Blas a quien relaciona con la ocultación de datos sobre los Pujol y poco menos que de estar detrás de la intervención del BPA.

Admisión de culpa

José Manuel Villarejo Pérez afirma "estar dispuesto a llegar hasta el final en este estado de las cosas e incluso asumir, si de las declaraciones judiciales que proceda se dedujera, que habría incurrido en responsabilidades penales por acciones que en su día realizó junto con el comisario Marcelino, siempre siguiendo las órdenes del DAO".

Ya no hay duda. La operación Cataluña existió (¿existe?). EL ex director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino --número cuatro en el escalafón de poder del CNP--, con el amparo y anuencia del ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, dirigió un equipo de fieles adláteres (entre ellos, Villarejo y Martín Blas) para desprestigiar la imagen de aquellos líderes de las formaciones nacionalistas que apoyan el llamado procés independentista.

Villarejo trata de desmarcarse de su ex amigo Martín Blas, reconociendo que las acciones que llevó a cabo en esa misión bien pueden ser susceptibles de reproche penal.

Posturas enfrentadas

Martín Blas, recordemos, pidió formalmente la detención de Villarejo, entre otros mandos policiales, funcionarios y periodistas, por el escándalo del llamado caso del pequeño Nicolás. En ese punto se rompió el idilio.

Villarejo ha redactado al menos cuatro notas informativas durísimas contra su colega. Pero llama la atención que no las firmase y que en ellas (Crónica Global ha tenido acceso a esos documentos) no aparezca sello oficial alguno más allá del membrete de "reservado". Incluso en la última de dichas notas informativas, la que tiene fecha de 20 de enero del 2015, figura un número de registro de entrada (el 884) de Madrid y de fecha 19 de enero del 2015, pero no se indica ante qué institución u organismo se registró ese documento.