Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, con el teniente de alcalde Albert Batlle (i), en la Junta Local de Seguridad / CG

Buch y Colau anuncian la reapertura de la comisaría de plaza Cataluña

Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana de Barcelona compartirán una oficina de denuncias que lleva cerrada por obras desde 2017

19.07.2019 13:46 h.
5 min

Ada Colau y Miquel Buch han anunciado hoy que reabrirán "con la máxima brevedad" la comisaría de la plaza de Cataluña para combatir el repunte del crimen en Barcelona. La alcaldesa y el consejero catalán de Interior han informado de la puesta en marcha de una oficina de denuncias de delitos que lleva cerrada por obras desde 2017.

La reapertura de la comisaría conjunta es la medida estrella de una hoja de ruta urgente de ocho puntos que han pactado hoy Colau y Buch en la reunión de la Junta Local de Seguridad en Barcelona. El plan maestro llamado Barcelona, ciudad segura, lo ha presentado el conseller, aunque éste contará con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona. El encuentro era muy esperado por el repunte del crimen en la ciudad condal, y por el hecho de que se ha avanzado, ya que estaba programado para otoño. Finalmente, el cónclave entre Ejecutivo local, Govern y cuerpos y fuerzas de seguridad ha terminado con el anuncio de la rehabilitación de la oficina mixta, y con la confirmación del despliegue de 320 mossos d'esquadra más en la ciudad, tal y como avanzó Buch ayer jueves.

Contactos con la judicatura

El plan estratégico de ocho puntos contra el auge de la delincuencia en Barcelona se divide en ocho apartados. El primero de ellos es la conjura del gobierno municipal y Ejecutivo catalán para atajar el incremento de los tipos penales en la ciudad condal. Se prevé asimismo el despliegue de los 320 efectivos de los Mossos; reforzar la sala conjunta de mando de la capital catalana; trabajar en la prevención, con la creación de una unidad regional de seguridad ciudadana; un cambio de sistemas de trabajo, en el que se priorizará la lucha contra los narcopisos, delitos sexuales y tirones, entre otros; mejorar la atención ciudadana --con la citada repertura de la comisaría--; el incremento de la coordinación entre Mossos y Guardia Urbana y un plan para hacer frente al top manta.

Esta intervención multinivel, no obstante, no será efectiva según los responsables si no se ataja la reincidencia. Por ello, Gobierno catalán y municipal han contactado con Fiscalía para abordar este problema. "Se necesitan reformas legislativas", ha anunciado Ada Colau. La primera edil ha enfatizado que "se ha extendido cierto clima de impunidad" entre algunos colectivos, como los que cometen hurtos y robos con violencia. "Parte de ello es achabable a un trato judicial distinto a estos delitos: la violencia ya no es agravante y envía el mensaje de que la violencia es gratis en un robo. Los ladrones entran por la mañana en comisaría y salen por la tarde", ha concluido Colau. Ante ello se necesita un "cambio en el trato judicial de los robos", pero habida cuenta de que ello pide tiempo, por lo pronto apuesta el Ayuntamiento por "políticas efectivas de seguridad". El teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha concretado que ha pedido la integración de Guardia Urbana en el equipo de investigación criminal de la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Ciutat Vella, entre otras iniciativas.

Grave repunte del crimen

La reunión de trabajo de Gobierno catalán, Ayuntamiento de Barcelona y los cuerpos y fuerzas de seguridad ha servido para constar la existencia de organizaciones criminales que actúan en la ciudad de Barcelona. Prueba de ello son los últimos crímenes con arma de fuego perpetrados en la capital catalana, como un tiroteo en el barrio de Poblenou, otro en la carretera de Collblanc o un incidente con arma de fuego en la discoteca Shoko del Puerto Olímpico. En paralelo a ello los Mossos bregan contra bandas que se dedican específicamente al robo de relojes de alta gama a turistas, con violencia si es necesario, lo que generó una operación policial esta semana que acabó con varios detenidos. Tampoco menor es el repunte en las agresiones sexuales en la segunda mayor ciudad española

Ante ello, los sindicatos de Mossos y Guardia Urbana de Barcelona exigen un incremento del número de efectivos y de medios para combatir el auge de la delincuencia. En este sentido, cabe recordar que la agrupación más representativa de la parte social en el cuerpo municipal de seguridad, CSIF, protestó durante la primera sesión plenaria en el Ayuntamiento de Barcelona.