Menú Buscar
Los Reyes, acompañados por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (i), y por el conseller de Sanidad de la Generalitat, Toni Comín (c), en el Hospital Sant Pau de Barcelona / EFE

Comín y su interés por el protagonismo junto a los reyes

El consejero de Salud catalán sólo canceló su descanso vacacional al saber que los monarcas deseaban visitar hospitales barceloneses para interesarse por las víctimas del atentado

4 min

El consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, Toni Comín, no fue de los primeros miembros del Ejecutivo catalán en activarse en plena emergencia sanitaria por el atentado yihadista que tuvo lugar en Barcelona. El responsable máximo de la sanidad pública autonómica no contactó con los responsables de guardia ni de la consejería ni de los hospitales que formaron parte del operativo de urgencia, según han explicado a Crónica Global fuentes internas del Departamento de Salud. Al contrario, la Ministra de Sanidad del Gobierno español, la catalana Dolors Montserrat, se movilizó de inmediato y fue la primera en visitar los centros hospitalarios y a las víctimas ingresadas.

Las mismas fuentes internas de Salud reconocen que el consejero sólo regresó a primer plano cuando supo, por la prensa, que los reyes pretendían visitar hospitales e interesarse por el estado de las víctimas el mismo viernes. Comín hizo asegurar que él debía estar y “presidir los actos”. Dio instrucciones concretas para que se evitara cualquier protagonismo de los directores de los hospitales. 

Traje informal cuestionado

Parece que Toni Comín, independentista republicano y cristiano practicante, estaba encantado con la oportunidad de conocer de primera mano a los reyes, y “presidir un acto” con ellos. El político nacionalista quería acaparar todo el protagonismo posible. El interés por el acto le llevó a vestir sus mejores prendas para la ocasión, un traje informal de color azul cielo con camisa blanca y sin corbata, que llamaba mucho la atención de todos, y resaltaba en todas las fotos. En especial destacaba por el contraste con del traje gris oscuro del monarca y los vestidos de color negro de la reina Leticia y la ministra.

Especialistas en protocolo y expertos en estilismo han criticado el atuendo del consejero catalán por ser inapropiado para la ocasión. Las críticas no solo se producen por la propia actuación ante el atentado, sino porque supone una falta de educación, sensibilidad y respeto a las victimas. “Es una prenda muy veraniega, muy informal, sin estructura ni porte de traje”, “totalmente inadecuado”, “carece de los básicos de educación institucional”, son comentarios de varios profesionales.

Los centros hospitalarios que asumieron las víctimas

El atentado también ha puesto en evidencia la necesidad de contar con los hospitales del centro de Barcelona, ya que el dispositivo de emergencia sanitaria se ha concentrado en seis centros sanitarios: el Hospital del Mar, Hospital de Sant Pau, Hospital Clínico, Hospital Sagrat Cor, Hospital Dos de Maig y Clínica Platón.

Estos centros han atendido a más del 60% de las víctimas y los centros emblemáticos del sistema público de salud de la Generalitat de Catalunya, el Hospital de Bellvitge y Hospital de Vall d’Hebrón, fueron relegados a un segundo nivel por estar más lejos y quedar fuera del perímetro de seguridad en las operaciones jaula que montaron los Mossos d’Esquadra.

Destacadas en Vida