Menú Buscar
El 'conseller' de Salud, Toni Comín, y el contrato de casi diez millones a Ferrovial / CG

Comín da un contrato de 10 millones a la constructora del 'caso Palau'

La Consejería de Salud prorroga discretamente a Ferrovial la concesión de la teleoperación del dial de emergencias 061

23.10.2017 00:00 h.
5 min

La Consejería de Salud, que comanda Toni Comín, ha concedido un contrato de 9,5 millones de euros más IVA a la constructora salpicada por el caso Palau. El departamento ha prorrogado discretamente a Ferrovial la concesión del servicio de teleoperadores del 061.

La adjudicación, que se firmó en julio, fue convenientemente ocultada por la Consejería en verano mientras se aseguraba al personal del teléfono que se "revisaría" el contrato, primero, y se "estaba preparando la nueva licitación", después.

El propio conseller aseguró en febrero que se "evaluaría" el contrato de 22,5 millones con Ferrovial tras quejas de los trabajadores por sobrecarga y falta de personal, entre otros motivos.

Meses después, el propio director gerente del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), Joan Sala Sanjaume, admitió en la comisión de Interior del Parlamento catalán que "existía" fraude en la contratación en el teléfono 061 Salut Respon, gestionado por la constructora de Rafael del Pino Calvo-Sotelo y lagunas en las políticas retributivas.

Prórroga

Todo ello no fue óbice para que el propio Sala firmara el 14 de julio la prórroga de la adjudicación a la cotizada. La extensión del contrato significa que Salud pagará vía SEM 9,5 millones más IVA a Ferrovial por un año más.

No obstante, aunque la renovación se acordó en julio --el contrato vencía el 31 de agosto--, el conseller jugó al despiste con los 300 teleoperadores del 061. Lo hizo el 15 de septiembre, cuando el personal de Emergencias le preguntó por la situación de la licitación del dial.

"Se está trabajando en la nueva licitación del concurso público para la cobertura del servicio que será publicado en breve", respondió Comín. En ningún momento mencionó la prórroga a la empresa salpicada por el caso Palau.

6,5 millones, presuntamente, a CDC

Abogados que han intervenido en el procedimiento por el saqueo de la institución cultural han explicado el papel que, presuntamente, jugó la constructora en la trama.

"El caso Palau tiene tres patas. Una, un posible delito fiscal de Fèlix Millet y Jordi Montull. Dos, la descapitalización del auditorio. Y tres, la presunta financiación irregular de CDC con donaciones de, supuestamente, 6,5 millones de euros",  ha explicado Xavier Melero, abogado de Convergencia y Daniel Osàcar, extesorero del partido.

"La constructora tiene a dos directivos en condición de acusados por delito societario y tráfico de influencias", ha agregado el letrado.

"Club de constructores"

Los dos ejecutivos son Pedro Buenaventura, exjefe territorial del grupo en Barcelona, y Juan Elizaga, antiguo director de Relaciones Institucionales del conglomerado.

"A la espera de lo que dictamine el magistrado, hay varios indicios probados. Uno, que Ferrovial era un mecenas del Palau. Y que aportó cantidades similares a diversas adjudicaciones de obra pública de la Generalitat. Dos, que las aportaciones al auditorio no las decidía el departamento de marketing, sino el de contratación", ha explicado Àlex Solà, abogado de la Favb, acusación particular.

"También ha quedado probado que CDC recibió donaciones del Palau por diversas vías. Lo que no está claro son qué medios fueron legales y qué otros constitutivos de delito", ha abundado el abogado.  "El Palau, según apuntan los indicios, era un club al que los constructores hacían aportaciones para ser miembros. A cambio de qué, no está demostrado".

Este medio ha contactado con la Consejería de Salud, que no ha contestado a los requerimientos informativos. Ferrovial, por su parte, ha declinado contestar a las preguntas y se ha limitado a señalar la publicación oficial de la prórroga del contrato.