Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Lluís Sans (c), presidente de la asociación de comerciantes de paseo de Gràcia, durante la rueda de prensa de este miércoles / ZOOM

Los comerciantes de paseo de Gràcia cifran los destrozos en 1,38 millones

La asociación de la avenida barcelonesa hace un llamamiento al Govern para desarticular a los grupos violentos y aseguran que están desprotegidos

Carlos Manzano
6 min

“No queremos convertirnos en la capital europea del vandalismo urbano”. Así ha expresado, este miércoles, el presidente de la asociación de comerciantes de paseo de Gràcia, Lluís Sans, el hastío y el miedo que sufren los propietarios y empleados de los establecimientos de la principal avenida comercial de Barcelona tras los destrozos provocados tras las manifestaciones a favor de Pablo Hasél. El balance de daños, además, ha aumentado respecto al presentado la semana pasada: 1.386.800 euros. De estos, 79.750 euros corresponden a pintadas, 258.400 a saqueos y 1.051.650 a cristales de escaparates rotos.

Los comerciantes del centro de Barcelona exigen al Govern que acabe con el creciente problema de los grupos radicales coordinados que “de forma reincidente y cada vez más violenta, organizan altercados y actos violentos con el pretexto de las manifestaciones”. Sans ha reprochado la tímida condena del Ejecutivo catalán en los hechos derivados de las manifestaciones proHasél. Ha recordado que “fue una irresponsabilidad cuestionar la actuación de los Mossos d’Esquadra” porque “en ningún lugar de Europa se cuestiona a la policía cuando hay un serio problema de seguridad ciudadana”.

Barcelona en llamas

Otro de los hechos derivados de las concentraciones violentas que preocupa a los comerciantes es el “daño irreparable” que estas han causado a la imagen de Barcelona y Cataluña. Por ello, la asociación de paseo de Gràcia reprocha al Govern que “no se dote a los agentes de los medios necesarios para afrontar los disturbios” y menos que se critique la actuación policial cuando “la ciudad está en llamas”. Reclaman al Ejecutivo y al Ayuntamiento de Barcelona una revisión urgente del protocolo de actuación en seguridad ciudadana, dado que el actual modelo no acaba de funcionar.

Sans ha comparado los disturbios en Barcelona con los sucedidos los últimos años en París (Francia), única capital europea que supera en actos vandálicos a la ciudad catalana. “Hemos aprendido de la capital francesa a protegernos contra los disturbios y saqueos, pero de París queremos aprender otras cosas no a cómo defendernos de los violentos”. El presidente de la asociación de comerciantes de paseo de Gràcia se ha mostrado preocupado ante los ataques a la comisaría de los Mossos d’Esquadra en Vic y a la de la Guardia Urbana en Las Ramblas: “Los ataques a comisarías no han pasado en ningún otro lugar de Europa”.

processed
Imagen de uno de los saqueos perpetrados durante los actos violentos en las manifestaciones de Pablo Hasél / PABLO MIRANZO

Miedo entre los comerciantes

Los establecimientos de paseo de Gràcia siguen con desconfianza la calma que esta semana ha vuelto a sus calles. Temen los ataques de próximas manifestaciones el próximo fin de semana. “Hay muchos comerciantes que tienen miedo y a las cinco o seis de la tarde ya bajan las rejas o ponen planchas en los escaparates”, ha expuesto Sans este miércoles. Esta denuncia se suma a las restricciones impuestas por la pandemia del Covid-19 al comercio que ha hecho que muchos locales “opten por cerrar”.

Los propietarios de las tiendas de la avenida barcelonesa ya han avisado que se querellarán contra las personas que saquearon y destrozaron sus establecimientos. Para ello han contratado los servicios del bufete de Emilio Zegrí de Olivar con el que interpondrán sus denuncias “contra los autores y para menores contra los tutores legales, y en el caso de que sean menores no acompañados contra la Generalitat”, ha concluido Lluís Sans para recordar que, además, muchos seguros no cubren los daños por actos vandálicos.

Consenso político en el Parlament

La timidez con la que fueron condenados por parte del Govern los altercados de la última semana en Barcelona ha desquiciado a los comerciantes de paseo de Gràcia. Unos hechos que los comerciantes barceloneses consideran que no son aislados “hoy el pretexto es Pablo Hasél pero mañana será la celebración de un evento deportivo”. En este sentido, recuerdan diferentes disturbios de los últimos años como el desalojo de Can Vives, las protestas por el plan Boloña y la sentencia del procés que tiñeron la ciudad de violencia callejera.

Por ello, Sans ha instado a todos los grupos políticos representados en el Parlament tras las elecciones del 14F a unirse y condenar conjuntamente estos actos. Los comerciantes piden que todas las formaciones digan “alto y claro” que “están dispuestos a desmantelar a estos grupos violentos que dificultan la atracción de turismo de calidad y talento para Barcelona y Cataluña”.