Menú Buscar
La estatua ecuestre de Franco, con la muñeca hinchable / EFE

Colocan una muñeca hinchable en la estatua decapitada de Francisco Franco

El artista barcelonés Toni Molins critica así la permisividad con los símbolos de la dictadura

1 min

La estatua ecuestre del Caudillo colocada en la puerta del Born Centre Cultural i Memòria de Barcelona se ha convertido en la diana de muchos. Además de la propia decapitación, al dictador le han lanzado huevos, caquis y frutas varias; le han colgado una estelada y le han hecho pintadas solo un día después de la polémica exposición Franco, Victoria y República. Impunidad y espacio urbano.

Este martes, la estatua se ha visto acompañada de una muñeca hinchable, obra del artista barcelonés Toni Molins, que pretende criticar de esta forma la permisividad con los símbolos de la dictadura en el centro cultural. En declaraciones a Europa Press, ha considerado “gratuito y pornográfico” que muchas ciudades españolas permitan la exhibición en sus calles de estatuas que aún recuerda en franquismo.

Molins ha explicado que ha sido “un gesto espontáneo”, ya que venía de desmontar una exposición que realizaba en un local cercano y, al pasar con elementos de la instalación por delante de la estatua ha pensado que sería conveniente colocar la muñeca.