Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Escuela Lluís Millet de Santa Coloma retrasa una semana la vuelta a las aulas / ESCOLA LLUÍS MILLET

Un colegio de Santa Coloma retrasa una semana la vuelta a clase y avisa un día antes a los padres

Las familias están indignadas porque el centro no ha abierto sus puertas como el resto por "unas pruebas de tipo estructural que no permiten la circulación de alumnado ni docentes"

6 min

El avance del calendario escolar de forma precipitada sigue teniendo sus consecuencias. Las han sufrido algunas familias del barrio de las Oliveras de Santa Coloma de Gramenet a raíz de que la Escuela Lluís Millet haya retrasado una semana la apertura de sus puertas avisando la noche anterior a los padres.

Los alumnos de infantil y primaria comenzaron el nuevo curso en toda Cataluña el pasado lunes, día festivo local en Santa Coloma, donde empezaron el día 6 de septiembre. Pero a última hora los padres recibieron un mensaje: no podían llevar a sus hijos al centro hasta el 12 de septiembre “a causa de la realización de unas pruebas de tipo estructural que se tienen que hacer y que no permiten la circulación de alumnado ni docentes”.

Una clase de la Escuela Lluís Millet de Santa Coloma / ESCOLA LLUIS MILLET
Alumnos de la Escuela Lluís Millet de Santa Coloma / ESCOLA LLUÍS MILLET

Una semana “perdida”

Según la dirección de la escuela, avisaron “tan tarde” porque fue cuando lo hizo la Consejería de Educación: “No ha sido posible hacerlo antes, acabamos de recibir la notificación del departamento hace pocas horas”, se justificaban en un comunicado a los padres.

A toda prisa, se tuvo que ofrecer una solución a las familias, que pasaba por acoger a los alumnos de infantil en el centro cívico del barrio donde habría “educadores realizando propuestas más lúdicas”, mientras que los de primaria serían recibidos en “las pistas de atletismo Antoni Amorós”, donde practicarían actividades relacionadas con la actividad física y deportiva. Sólo una veintena de niños han participado --de los 300 aproximadamente que hay en el centro--, por lo que la mayoría de padres han optado por dejarlos en casa. 

Soluciones insuficientes

En declaraciones a Crónica Global, Patricia, una de las madres afectadas, recuerda su "sorpresa" cuando, a las 20:45 h del lunes 5 de septiembre --festivo en Santa Coloma--, recibieron un mensaje a través de TokApp --una aplicación móvil de mensajería a través de la cual los centros educativos pueden comunicarse con las familias--. Asegura que se siente "decepcionada" porque no han tenido en cuenta algunos aspectos como el proceso de adaptación que necesitan algunos niños, como su hija de cuatro años, que "no puede ir a un casal con un monitor para volverlo a cambiar en unos días". "Estas cosas no se pueden hacer así", añade otra madre. 

Desde el equipo de gobierno de Santa Coloma echan la culpa de lo ocurrido al conseller de Educación de la Generalitat de Cataluña, Josep Gonzàlez-Cambray: “En el mismo momento en que se conoció la noticia, el ayuntamiento articuló diferentes propuestas para cubrir las necesidades de las familias”, apuntan. Por su parte, la Consejería de Educación catalana se escuda en que se trata de un caso excepcional. "Este miércoles mismo ha habido una reunión con las familias, por lo que se les está informando puntualmente", añade.

Una prueba de carga

Sin embargo, eluden responder el por qué han tardado tanto en avisar a los padres y esperaron a hacerlo horas antes de iniciar el curso, cuando ya lo tenían todo organizado: "Se está haciendo una intervención en el edificio que imposibilita hacer clases con normalidad", dicen.

Según fuentes municipales, en el encuentro la responsable de servicios territoriales de la Generalitat ha asegurado que, "entre hoy y mañana, se está llevando a cabo una prueba de carga del edificio, de la que se obtendrán los resultados el viernes". Si son correctos, los alumnos podrán volver al centro el 12 de septiembre. Si no, el departamento deberá buscar otra solución

Josep González Cambray, consejero de Educación / EUROPA PRESS
Josep González Cambray, consejero de Educación / EUROPA PRESS

Piden explicaciones

Tampoco comprenden esta falta de previsión los partidos de la oposición, que ya han pedido explicaciones al consistorio y están a la espera de que se ofrezcan “soluciones” a los padres.

De hecho, el líder de Ciudadanos en la localidad, Dimas Gragera, ha elevado la cuestión al Parlament. A través de una propuesta de resolución, reclama saber “cuándo y qué comunicaciones ha habido entre el Departamento de Educación y el consistorio ante la incidencia”. No entiende que una decisión de tal calibre se notifique a las familias con “tan pocas horas de antelación”, impidiendo la planificación y conciliación familiar "de la que Cambray saca pecho".