Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, en un pleno municipal / CG

Colau y sus lugartenientes cambian sus sillas en día de Pleno

Guardan en el almacén municipal las que habitualmente están en el Saló de Plens y las sustituyen por las del Saló del Consolat de Mar

2 min

Juego de sillas en el Ayuntamiento de Barcelona en los días de Pleno. Los asientos de terciopelo rojo y detalles dorados al más puro estilo rococó que imperan en el Saló de Plens del consistorio han quedado desterrados al almacén cada vez que se celebra una sesión plenaria.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, y la tercera teniente de alcalde, Laia Ortiz, se sientan ahora, en los últimos Plenos, en unas sillas diferentes.

Ada Colau, Gerardo Pisarello y Laia Ortiz, en el pleno de marzo, sentados en las sillas del Saló del Consolat de Mar / EUROPA PRESS

Ada Colau, Gerardo Pisarello y Laia Ortiz, en el pleno de marzo, sentados en las sillas del Saló del Consolat de Mar / EUROPA PRESS

Sin inversión

Estos nuevos asientos son acolchados, prácticamente lisos y aparentemente más cómodos. Pero el equipo de gobierno municipal no las acaba de adquirir y, por lo tanto, no ha destinado ni un solo euro a ellas.

Así se ha apresurado a comunicarlo al Partido Popular de Barcelona en una respuesta escrita a la que ha tenido acceso Crónica Global. El grupo, liderado por Alberto Fernández, se interesó en si las sillas eran nuevas y, de ser así, cuál es su precio y cuántas se han adquirido.

“No ha hecho falta comprar nuevas para restituirlas”, explica el director de servicios generales del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí J. Abelatra. “Pertenecen al mobiliario habitual del Saló del Consolat de Mar”, añade.

En el almacén

El mismo portavoz municipal explica que las sillas recargadas se guardan en las dependencias del almacén municipal y, una vez acaba el Pleno, se vuelven a reubicar como mobiliario habitual del Saló de Plens.

“No hay ninguna otra petición de cambio de mobiliario para ninguna de las dos salas de las Casas Consistoriales”, concluye el documento.