Menú Buscar
Una imagen del interior de uno de los locales Dollhouse Showgirls Barcelona / CG

Colau precinta el mayor club erótico de Barcelona

La denuncia de un prostíbulo cierra el Dollhouse Showgirls, una sala de estriptís situada en la zona alta de la ciudad

23.03.2018 00:00 h.
5 min

El gobierno municipal de Ada Colau ha precintado por tres meses el mayor club erótico de Barcelona. La denuncia de un prostíbulo ha cerrado el Dollhouse Showgirls, una sala de estriptis situada en la zona alta de la ciudad. La medida, a priori habitual para un ayuntamiento, tiene elementos rocambolescos.

Según ha confirmado una portavoz municipal, la decisión tomada por el distrito de Les Corts, cuyo concejal es Agustí Colom, se explica por "un uso indebido de la licencia de fiestas con espectáculo". Lo que no ha explicado la representante de BComú es que el expediente de cierre se inició por una inspección municipal con origen en una denuncia de un burdel en marzo de 2017.

Un burdel cierra el local

En efecto, la intervención del ayuntamiento llegó tras la queja formal entrada por José María Vila Sastre. El particular, un desconocido, era entonces el administrador único de la sociedad que explota los lupanares Divas y Diamond's, situados en los números 88 y 90 de la calle Marià Cubí.  El empresario que heredara la sociedad explotadora, D.H.G., tomó las riendas de la sociedad que opera los 'bordellos' en julio de 2017, según los datos que figuran en el Registro Mercantil.

dollhouse barcelona precintado balcells

Imagen del Dollhouse Barcelona, cerrado por el ayuntamiento tras la denuncia de un prostíbulo / CG

Preguntado por la cuestión, D., propietario de las salas sexuales, se ha desvinculado de cualquier posible denuncia. "Hubo una usurpación de personalidad que ya está denunciada ante la justicia. Igual que la ha habido para cambiar los suministros de los dos locales. Todo ello está en manos de la justicia. La empresa explotadora, no yo, que soy el dueño, sacó información no sé cómo e igual que cambió algunos contratos, pudo hacer otras cosas", ha indicado en conversación con este medio.

"Sin relación"

La versión del dueño de las salas eróticas de la zona pija de Barcelona que ha conseguido cerrar el Dollhouse, un club de estriptís mayor que el icónico Bagdad, esconde cosas. Hernández puede haber denunciado usurpación de identidad, pero compartió sociedad con Diego Miguel Sanz, uno de los hombres fuertes de Juan Balcells, empresario histórico del sector en la Ciudad Condal y que había competido con el local clausurado. Ambos figuran como apoderados en la firma de servicios financieros Infition SL, aún activa.

dollhouse barcelona precintado rey sexo

Imagen promocional del Dollhouse Barcelona, cerrado por el ayuntamiento tras una denuncia / CG

Ello no tendría mayor relevancia salvo por el hecho que Balcells, que regentó los burdeles Fuego y Night Beach hasta 2014, cuando los Mossos d'Esquadra los desmantelaron por supuesto fraude, blanqueo de capitales, lucro por prostitución y pertinencia a banda criminal, trató de boicotear la puesta en marcha del club de estriptis en 2017 activando una competencia por los dominios. Fuentes cercanas al empresario, no obstante, han desvinculado a Sanz de Hernández. "No son amigos y el primero cree que el segundo ha cometido actos ilícitos. No hay ligazón ninguna salvo en una sociedad que ya no está operativa", han matizado.

Veinte empleados a la calle

Cualquiera que sea el origen del cierre temporal, la explotadora del Dollhouse lamenta que el ayuntamiento "haya dejado sin empleo a veintidós personas y haya provocado un lucro cesante de unos 100.000 euros por semana". Ha apelado el cierre y espera que el juzgado tome medidas cautelares para permitir la reapertura.

Cabe recordar que la sala nació como complemento de la icónica Sala Bagdad de Barcelona como club de estriptís en la zona alta de la capital catalana. La apertura del negocio siguió a una dura pugna en 2016 entre las salas de show girls BlueNight y Bacarrá de la calle Borí i Fontestà. Mientras BlueNight está regentado por la familia Balcells, la sala cercana la opera el empresario de ocio nocturno Jaime Veiga.