Menú Buscar

Colau hará pisos modulares en azoteas municipales

El Ayuntamiento de Barcelona planea construir viviendas sociales sobre sus equipamientos que no hayan agotado la edificabilidad máxima

Estación de metro de Fontana, sobre la cual se sopesa construir viviendas modulares / GOOGLE
07.12.2018 08:29 h.
4 min

El Ayuntamiento de Barcelona construirá pisos sociales de alquiler en azoteas de equipamientos municipales como, por ejemplo, bibliotecas, escuelas o mercados. Las viviendas serán de construcción modular, en la mayoría de los casos ubicados en altura. La primera prueba se hará en el distrito Gràcia.

La intención del consistorio es aprovechar aquellos edificios propios en los que no se ha agotado la edificabilidad máxima permitida por la ley. Los equipos de vivienda y urbanismo están rastreando cuáles pueden ser aptos para albergar pisos. La medida, según publica El País, se adopta debido a la carencia de espacios en la ciudad para construir. 

Uso temporal

En la mayoría de casos las viviendas se construirán en azoteas, levantando más plantas. Pero también existe la posibilidad de adosar las viviendas en paredes medianeras. Además Gràcia --donde se contempla, por ejemplo, la estación de metro de Fontana--, también se analizan otras ubicaciones en las zonas de Sagrada Família y Sant Antoni, o en los barrios del Gòtic y Raval Sud. El proyecto se llama ATRI: Alojamientos Tácticos de Repoblación Inclusiva.

Hace unos días, en la feria Smart City Expo, el gerente de vivienda, Javier Burón, explicó que estas construcciones no serán “viviendas en sentido estricto, sino equipamientos habitacionales de uso temporal para colectivos como personas jóvenes, mayores o en riesgo de exclusión”.

Construcción permanente o reversible

La construcción de estas viviendas será modular, en seco, rápida de ejecutar, y más sostenible y económica. Su instalación puede ser permanente o reversible. Está descartado, en cambio, el modelo de contenedores marítimos reciclados de los denominados APROP (Alojamientos Provisionales de Proximidad), proyectados en Glòries, el Gòtic y Can Batlló. La filosofía de las viviendas en contenedores es diferente, pues en estos casos se pretende que su vida útil sea breve, para trasladarlos en pocos años a nuevas ubicaciones. Los ATRI están pensados más a largo plazo.

La alcaldesa Ada Colau prometió en campaña 4.000 viviendas sociales, y acabará su mandaro entregando un máximo de 1.222, además de con una rebaja de 82 a 52 los solares públicos disponibles. Su plan de vivienda para 2016-2025 contempla aumentar el parque de vivienda asequible con diversas fórmulas: construyendo, comprando pisos vacíos o procedentes de desahucios, con acuerdos de cesión con bancos, convirtiendo locales en pisos, haciendo edificios con contenedores (APROP), o modificando el Plan General Metropolitano, como se ha hecho esta semana aprobando la medida que obliga a los promotores a destinar el 30% de vivienda a precio asequible a los promotores.

¿Quiere hacer un comentario?