Menú Buscar

Colau da un golpe a la venta ambulante a un mes de las elecciones

El Ayuntamiento de Barcelona interviene miles de productos falsificados tras meses de quejas de los comerciantes del Puerto

26.04.2019 14:37 h.
4 min

Golpe del gobierno municipal de Barcelona, que gobierna Ada Colau, a la venta callejera a un mes de las elecciones municipales. La Guardia Urbana detuvo ayer jueves a cuatro personas, identificó y citó como investigadas a otras dos e intervino 31.050 productos ilícitos en el barrio del Besós de la Ciudad Condal. El destino de la mercancía era el Puerto de Barcelona, donde se ha instalado un mercado semipermanente de manteros.

Según ha informado el cuerpo municipal de seguridad en un comunicado, la operación la llevaron a cabo las unidades de apoyo policial y territorial de Sant Martí. Los agentes realizaron tres registros en pisos de esta zona fronteriza de la capital catalana, donde arrestaron a los sospechosos y se incautaron de los objetos fabricados ilegalmente. La intervención policial deriva de una investigación abierta a principios de febrero relativa a presuntos delitos contra la propiedad intelectual e industrial. Se desarrolló bajo el mandato del juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona.

Banda organizada

Según ha informado la Urbana, las pesquisas se iniciaron cuando se detectaron movimientos de vendedores ambulantes de material falsificado que se abastecían mediante personas a las que contactaban en los mercadillos ambulantes. Ocurría principalmente en la zona portuaria y la Barceloneta. Según se cercioraron los efectivos, los compradores de estos productos los revendían en la misma zona. En ocasiones, los manteros se dirigían a los pisos en los que se almacenaban y preparaban los objetos para adquirirlos. Durante el concurso de la investigación, el cuerpo municipal de seguridad se aseguró de que los productos comprados y revendidos eran imitaciones de bolsos, ropa deportiva y logos de marcas deportivas.

El trabajo guió a los agentes a tres apartamentos situados en el barrio del Besós, donde una banda había montado una operativa para almacenar los productos y prepararlos para su distribución. Es en estos pisos donde intervinieron los agentes de la Unidad de Apoyo Policial (USP), una unidad que recientemente cambió de nombre la alcaldesa Colau. En el momento de las entradas, los agentes se incautaron de una abundante cantidad de bolsos de lujo falsificados, zapatillas deportivas y ropa de marca.

Meses de quejas

La intervención de la Guardia Urbana llega después de meses de quejas y denuncias por parte de los comerciantes del llamado Mercado de Colón. Los pequeños negocios pidieron en marzo y en febrero el desalojo del top manta del Portal de la Pau, zona que tildaron de "polvorín". Lamentaron que "ningún cuerpo policial parece controlar la seguridad de la zona donde se amontonan cientos de vendedores irregulares" en una nota el pasado 27 de marzo, sin éxito: los vendedores en la manta siguieron allí. Recordaron en su comunicado público, que siguió a uno prácticamente igual de febrero, que el mercadillo irregular "se había enquistado allí desde hacía más de un año".

Ha tenido que acercarse la fecha de las elecciones municipales, que se celebrarán el próximo 26 de mayo, para que el Ayuntamiento de Barcelona actúe. Esta misma semana, agentes de la Guardia Urbana dispersaron a los vendedores y evitaron que se instalaran de nuevo en la concurrida zona turística. Casi sin solución de continuidad, los efectivos intervinieron los pisos de material falsificado del Besós. En los mismos se incautaron de 15.000 piezas ilegales de ropa de marcas como Prada, Chanel o Michael Kors, amén de equipaciones deportivas falsificadas del FC Barcelona y el Real Madrid.