Menú Buscar
Motos aparcadas en la acera, en el centro de Barcelona / MA

Colau impondrá multas de 100 euros a motos mal aparcadas en aceras al pasar a fase 1

Barcelona asegura que crearán 526 nuevas plazas de aparcamiento en calzada y ofertas en el precio del estacionamiento en parkings

4 min

El equipo de gobierno municipal de Ada Colau advierte de que pondrá multas de 100 euros a todas las motos mal aparcadas en las aceras de Barcelona cuando la ciudad pase a la fase 1 de la desescalada

La medida, anunciada este miércoles por la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, y la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, se enmarca en el plan del ayuntamiento de liberar más de 43.000 metros cuadrados para que los usen peatones.

Plazas extra

El consistorio alega que la situación provocada por la pandemia del Covid-19 ha acelerado la aplicación de una campaña aprobada en febrero, que pretende ordenar el estacionamiento de motos y minimizar su presencia en las aceras, potenciando que se aparquen en la calzada y el subsuelo. En este sentido, Alarcón ha prometido la creación de 526 nuevas plazas de aparcamiento en calzada y ofertas en el precio del estacionamiento en parkings de Barcelona Serveis Municipals (B:SM), Saba y Bamsa.

Dichas actuaciones, por el momento, se reforzarán en 24 ámbitos concretos, --dos por cada uno de los diez distritos más otros cuatro específicos-- entre los que destacan la avenida Josep Tarradellas entre avenida Sarrià y Rita Bonnat; Vía Augusta a la altura de plaza Castelló; la Vila de Gràcia; el paseo Valldaura; la avenida Diagonal entre Puis XII y Maria Cristina; Via Laietana, Consell de Cent, Girona y Rocafort.

Excepciones

En Barcelona, según la norma general, no se puede aparcar la moto en las aceras de menos de tres metros, y en las que tienen más espacio deben estacionarse en semibatería. "No tiene sentido que se amplíen las calzadas para peatones y que las motos sigan mal aparcadas", subraya Alarcón.

El ayuntamiento estima que en las aceras de la ciudad sobran unas 2.000 motos por lo que además de ampliar los estacionamientos para estos vehículos, se eliminarán las plazas de aparcamiento en la acera, cuando las haya; se instalarán señales de prohibido aparcar; se colocarán avisos en motos aparcadas en estos espacios, se iniciará la denuncia y retirada del vehículo y habrá controles periódicos de la Guardia Urbana.

Aparcamiento de pago

Actualmente, en la ciudad hay registradas 250.000 motos y sólo existen 69.000 plazas para aparcarlas en la calzada, pero "no habrá nunca suficiente aparcamiento" para todas, sentencia Alarcón. Por eso, indica que "se debe acabar la idea del puerta a puerta cuando vas en moto".

"Quien vaya en moto deberá prever dónde aparcará y pensar en la posibilidad de que quizá tendrá que pagar por hacerlo", asevera, y advierte de que el consistorio estudia la posibilidad de crear una área verde de aparcamiento de pago para motos en calzada.

Restricciones de movimiento

La concejal de Movilidad insiste que la desescalada ha acelerado la aplicación de esta normativa y recuerda que "ha venido para quedarse". Por otro lado, este miércoles, Barcelona ha cerrado al tráfico los laterales de Gran Vía y Diagonal, en su proyecto para "pacificar" las calles de la ciudad durante el estado de alarma.

Los cortes de tráfico de estas arterias de la ciudad forman parte del plan de actuación impulsado por el consistorio que prevé cortar el tráfico de vehículos en 44 calles para habilitar "itinerarios seguros" para los peatones. En total, se destinarán 18,5 kilómetros más --unos 74.000 metros cuadrados-- a los viandantes.