Menú Buscar
De izquierda a derecha, Toni Segarra (SCPF), Javier Pagés (CEO Codorníu), Mar Raventós (presidenta Codorníu) y Conrad Roset (ilustrador)

Codorníu aprovecha la Navidad para promocionarse en el exterior

El grupo estrena una campaña publicitaria que evoca al arte modernista de la mano de Conrad Roset en que reivindica que es productor de cava desde 1551

3 min

Codorníu da el disparo de salida a su campaña de Navidad con aspiraciones más internacionales. El grupo de la familia Raventós vende el 50% de su producción --espumosos y vinos tranquilos-- en mercados en los que el producto se conoce y es apreciado y refuerza con una inversión importante la imagen de marca especialmente en los lugares con mayor capacidad de proyección.

Se trata del momento del año más importante en cuanto a ventas netas y el grupo no lo deja pasar. El anuncio tiene en mente a los consumidores, básicamente, de “Reino Unido, Estados Unidos y Bélgica, los principales consumidores de espumosos”, en palabras del consejero delegado de la compañía, Javier Pagés. Sin olvidar la distribución en países como Argentina (donde tienen viñedos), Brasil, Colombia o Japón.

Tradición de la bodega

Codorníu reivindica que es uno de los bodegueros con más tradición del mundo. El lema de la nueva campaña es Somos Codorníu, desde 1551. Sigue en parte la línea del año pasado, cuando el sentido de celebración del Mediterráneo (nos gusta celebrarlo todo, reza parte del spot) pero pasa página a una de las ideas más rompedoras y con menos aceptación del mercado: centrar la campaña en una idea planteada en negativo con su No somos champagne, somos Codorníu del año pasado.

“Nos dimos cuenta que no era necesario repetirlo porque ya es una marca muy conocida”, justificó su responsable, el publicista Toni Segarra de la agencia SCPF.

Arte Modernista

Para pasar página y hacer hincapié en cómo está de consolidada la marca Codorníu, se ha fichado a uno de los nombres más conocida de la nueva hornada de ilustradores muy populares en el país, Conrad Roset. Nacido en Terrassa (Barcelona) en 1984, su fama le viene en buena parte de los retratos de mujeres del libro 99 Musas, ha expuesto a nivel internacional y cuenta incluso con su propia aplicación.

La modernidad de sus creaciones casa con el famoso cuadro modernista de Ramon Casas que fue en su día campaña de publicidad de la casa. Obra de arte que, por cierto, este martes salió por primera vez de la casa familiar de los Raventós para mostrarse en la presentación.

Exposición

Roset y los publicistas de SCPF han creado dos carteles con dos de las marcas a las que más promoción se le quiere dar, Ana y el nuevo Cuvé 1872. No hay ninguna referencia a la navidad en las creaciones porque la campaña perdurará más allá de las fiestas.

Los originales de Roset pasan al fondo artístico de Codorníu, el mismo que incluye el Casas y otros carteles de artistas de la talla de Utrillo o Sunyent. Todos ellos se podrán ver en una exposición conjunta que plantea la familia Raventós. Aún no hay fecha de inauguración, es una idea que se debe desarrollar.