Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Declaración de los acusados de la 'manada' de Sabadell durante el juicio / CG (WEBEX-TJSC)

Las coartadas de la 'manada' de Sabadell en el juicio: del sexo consentido al "yo no vi nada"

Los cuatro acusados de violar a una joven en una nave en 2019 alegan ser inocentes pese a que los informes médicos avalan la agresión

5 min

Los cuatro acusados de violar a una joven en una nave de Sabadell en 2019 han negado los hechos este miércoles, durante la segunda sesión del juicio en la Audiencia de Barcelona. Uno de ellos, M.A., ha asegurado que mantuvo relaciones sexuales consentidas con la víctima, que entonces tenía 18 años, mientras que J.B. y R.D. han indicado que no se encontraban allí a la hora en que se habría producido el asalto. El primero, según su declaración, porque no volvió allí hasta las ocho de la mañana --una hora después de que la dejasen marchar--, y el segundo porque habría pasado la noche con su novia en otra casa. El útlimo, M.B., sí estuvo allí, "de fiesta" y "bebiendo cubatas" pero ni vio ni escuchó nada.

Los integrantes de la llamada manada de Sabadell solo han contestado a las preguntas de sus defensas y han contado con la intervención de una traductora para responder en árabe. En el caso de M.A., ha admitido que sí vivía en la nave de la carretera de Terrassa, 213. Según su coartada, allí aparecieron "una chica --la víctima-- y un chico marroquí que no había visto nunca". Ella, ha proseguido, no parecía incómoda o asustada, sino que apareció "abrazada" al otro individuo e incluso se "puso a bailar". Así comenzaron ambos una conversación --pese a la dificultades de él con el castellano-- que desembocó, jura, en una relación sexual consentida, a iniciativa de ella. Todo ello, pese a que los informes médicos que también se han detallado esta mañana ante la sala avalan la agresión, versión que sostiene también fiscalía en sus conclusiones, así como la propia víctima en su declaración y las ruedas de reconocimiento.

Agresión sexual grupal

Otro de ellos, J.B., sospechoso de haber trasladado a la joven hasta la nave por la fuerza, ha indicado que sí estuvo en el bar donde dos individuos comenzaron a molestarla, a cuya salida fue asaltada. Según la versión del acusado, no pudo ser él porque abandonó el local media hora antes que la víctima, sobre las 5.30 horas de aquel 3 de febrero. Se fue con otro chico, "a comprar chocolate, pastas y una coca-cola", que consumieron en la plaza del ayuntamiento, tras lo que fueron a "dar un paseo por la Rambla de Sabadell". Acabado el trayecto, ha indicado, volvió a la nave donde se habría cometido la agresión. Pero lo hizo, ha afirmado, a las ocho de la mañana, una hora después de que la víctima hubiese salido de allí.

El último de los procesados, M.B., ha detallado hoy ante la sala que estuvo en una fiesta en la nave la noche de la violación múltiple, y que no vio a la víctima ni tampoco a ninguno de los otros tres acusados, y que se "quedó dormido" en el inmueble pese a que nunca ha sido su casa, según su versión.

Penas de más de 37 años de cárcel

La fiscalía pide para los acusados penas de entre 37 y 41 años de prisión para los cuatro procesados: a uno lo considera autor y a los otros tres cooperadores necesarios. Estos, a petición de sus defensas, declararán finalmente mañana y no hoy, como estaba previsto.

La víctima, que declaró este martes, aseguró que temió por su vida, y que no sabía si la iban a matar, después de que tres individuos la agrediesen sexualmente. Fue uno de ellos el que la abordó en la calle, y "a la fuerza" la llevó hasta la nave, donde, indicó, se produjo el asalto.