Menú Buscar
Interior del Dollhouse Showgirls Barcelona, precintado por el ayuntamiento / CG

'Caso club erótico' de Barcelona: "Creemos que el ayuntamiento prevaricó"

Los dueños de Dollhouse Showgirls interpondrán denuncia penal contra el distrito de Les Corts por, creen, el precinto ilegal de su local

4 min

'Caso club erótico' de Barcelona: "Creemos que el ayuntamiento prevaricó". Esta es la opinión de los dueños de Dollhouse Showgirls, que denunciarán penalmente al distrito de Les Corts por el precinto temporal del espacio durante tres meses.

Según han indicado a este medio, el expediente de cierre --que se inició desde la explotadora de un burdel rival-- parte de una denuncia de enero de 2017, que propició una inspección el 22 de febrero del mismo año. Todo ello fue recurrido por la propiedad, que consiguió una resolución de declaración de caducidad del expediente el 27 de noviembre de 2017. "¿Cómo pudo el distrito de Les Corts --responsabilidad del concejal Agustí Colom-- precintar un local con un expediente caducado? Eso creemos que es indiciario de posible prevaricación y así lo denunciaremos", han defendido.

Ayuntamiento: "Expediente no caducado"

Una portavoz del ayuntamiento ha defendido que el expediente de precinto del Dollhouse Showgirls, que sufrió al menos dos ataques antes de recibir la notificación de cierre temporal, está vigente. "Cuando se incoa un expediente de estas características, se abren dos de ellos: uno de restitución --se da la posibiidad de ajustar a licencia-- y en paralelo, uno sancionador de cierre".

"El primero, de restitución --ha continuado la misma fuente-- caduca a los seis meses. El segundo no caduca nunca y es mediante este expediente que se ha procedido al cierre del espacio". La representante ha agregado que "este local y empresa son reincidentes", ya que "aproximadamente hace año y medio se cerró durante tres meses, en aquella ocasión por prostitución, ahora por exhibición sexual, que es una infracción administrativa. La licencia es de sala de espectáculos".

"La frontera no está clara"

Preguntado por la cuestión, el técnico de licencias Pere Tuset ha aportado más elementos de juicio al conflicto abierto entre el Dollhouse y el Ejecutivo local. "Supongamos que aceptamos que ese local tiene licencia de sala de espectáculos. Y que lo sancionan por exhibición erótica. ¿Dónde está la frontera?¿Es El Molino un local de exhibición sexual? El ayuntamiento debe demostrar muy bien que el espacio excede su permiso", ha explicado.

Con lo que respecta al expediente, el profesional ha expresado su sorpresa por el hecho de que el ejecutivo de BComú "lo haya declarado caducado de motu propio, sin esperar a las resoluciones de los recursos de la otra parte" y recordado que "hay que hilar muy fino con el caso, ya que la institución realiza una inspección, levanta una acta, redacta el informe jurídico-técnico y ahí la empresa puede recurrir. Es cuanto menos extraño que se haya procedido al cierre sin agotar las vías de recurso, si, como dice el consistorio, el expediente no está caducado".