Menú Buscar
Toni Comín (d), 'conseller' de Salud, con el vicepresidente Oriol Junqueras en el Parlamento catalán / EFE

Los cinco deberes que Comín desatiende mientras alienta la independencia

El consejero de Salud 'olvida' la oferta pública de ocupación, recortar la temporalidad en el ICS o asegurar las nuevas inversiones

4 min

"Todo parado". Así se expresa una fuente cercana a la consejería catalana de Salud cuando se le pregunta qué actividad está llevando a cabo el departamento de Toni Comín, un conseller volcado con el proceso independentista.

Aunque el republicano dio una gran cobertura a la vertiente asistencial durante el referéndum ilegal de secesión del pasado 1 de octubre en Cataluña, tomó el control de los consorcios —por si se precisaban los ambulatorios para votar— e incluso montó un dispositivo de atención a las víctimas de la intervención policial, otros deberes no relacionados con el procés no han sido atendidos.

1. Concretar la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2.400 plazas. El Instituto Catalán de Salud (ICS) espera unas oposiciones para 2.400 profesionales, de las que 1.980 plazas serán para el área funcional sanitaria y otras 420 plazas serán de gestión y servicios. Aunque debía convocarse este tercer trimestre de 2017, los exámenes aún no han sido anunciados.

2. Recortar el número de interinos del ICS. El Govern anunció un acuerdo con los sindicatos en abril para reducir el número de interinos en la sanidad pública, entre otras medidas. El plan, llamado de garantía de la estabilidad laboral, se ratificó en una Mesa General de Función Pública (MGFP) el pasado junio.

En virtud de esta hoja de ruta y de un compromiso del Gobierno, el número de personas sin plaza propia en el ICS debía pasar del 25% actual al 8%. En estos momentos, la medida no se ha coordinado con la OPE citada anteriormente ni se ha desarrollado, según CCOO.

Inversiones

3. Silencio sobre el nuevo hospital provincial de Girona. La construcción del nuevo Hospital Josep Trueta de Girona, que da cobertura a unas 800.000 personas, no se ha concretado. El ayuntamiento de la capital provincial estudia si ubicar la institución de agudos en la ciudad o en Salt, un municipio vecino.

Más allá del debate y siempre según fuentes sindicales, la consejería de Salud no ha comprometido presupuesto alguno para construir el equipamiento.

4. Hospital y tercer ambulatorio de Viladecans. Una de las localidades tradicionalmente olvidadas por Salud aguarda las inversiones prometidas. El Hospital, que usan unas 180.000 personas, debe comenzar sus obras de ampliación antes de fin de año. Los permisos al Ayuntamiento están pedidos y se encuentran en fase de estudio.

Asimismo, los sindicatos alertan de la cuestión presupuestaria. Salud ha asignado 4,1 millones al inicio de obras. Según las agrupaciones, el resto depende del presupuesto de la Generalitat de Cataluña de 2018. "Y esas cuentas son ahora absolutamente inciertas", remachan.

El tercer ambulatorio de la localidad, a su vez, debía entrar en funcionamiento en octubre, según el departamento. Finalmente lo hará, en teoría, el 6 de noviembre, con nueve meses de retraso.

El mayor hospital de Cataluña

5. El nuevo hospital Vall d'Hebron. Salud aseguró en marzo que el mayor complejo médico de Cataluña se empezaría a renovar el año próximo. En estos momentos, el Govern sólo cuenta con 15 millones de presupuesto de los fondos comunitarios Feder para el Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR).

Nada se sabe de la unificación de las consultas externas o el Parc de Salut, otras piezas de la intervención.

El precio total de las obras, las mayores anunciadas por Comín en el territorio, alcanzan los 122 millones de euros.