Menú Buscar
Detalle de una factura de electricidad / EFE

Cinco consejos para evitar que la factura de luz suba 100 euros en 2017

Regular de forma adecuada la calefacción, revisar las tarifas por horas y usar los grandes electrodomésticos en las franjas más baratas pueden reducir costes

21.01.2017 00:00 h.
3 min

La ola de frío que ha castigado España esta semana ha coincidido con uno de los mayores picos del coste de la electricidad de los últimos años. La falta de viento y lluvia y la demanda energética externa han interferido en los precios del mercado.

Tanto es así que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, afirmó que la factura eléctrica podría llegar a subir 100 euros anuales. El comparador HelpMyCash.com indica algunas claves para evitar que se dispare el recibo de la luz.

Tipos de contratos y facturación

No todos los consumidores se ven afectados por la subida del coste. Los clientes que se acogen a la tarifa regulada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) serán los que más lo van a notar, ya que dependen del precio del mercado mayorista.

Por el contrario, los usuarios que tengan un contrato enmarcado en el mercado libre o a un precio fijo alternativo al PVPC no lo harán. Y es que sus compañías deben respetar el coste pactado en el momento de formalizar el acuerdo.

Los consumidores que tengan la tarifa por horas son los que más precauciones deben tomar. El viernes 20 de enero, por ejemplo, la electricidad costó de media 97,41 euros/MWh entre las 20.00 horas y las 22.00 horas. De 03.00 horas a 05.00 horas, en cambio, el precio bajó a 67,22 euros/MWh, aproximadamente. Estas oscilaciones se deben a la demanda energética de cada momento.

Trucos caseros

Pero no todo se limita al tipo de tarifa y contrato que tiene cada usuario. Los hábitos domésticos también pueden influir en limitar el gasto en electricidad. Planificar la puesta en marcha de electrodomésticos de gran demanda, como la lavadora y el lavavajillas, es básico. De este modo, se puede cuadrar su uso en las franjas horarias en las que la luz es más barata.

Prestar atención al entorno también es esencial para controlar el gasto energético. Abrir las persianas cuando da el sol y bajarlas cuando cae la noche ayuda a mantener la temperatura adecuada en las estancias de la vivienda, así como no encender la calefacción en las habitaciones que permanezcan vacías o cerradas y no subirla más de lo necesario en el resto de la casa. Por cada grado más en la calefacción, el consumo eléctrico sube un 7%.

Finalmente, plantearse un cambio de tarifa de luz para acogerse a una más barata es otro de los consejos más básicos. Aunque la situación es episódica y el precio de la electricidad puede bajar, revisar las facturas y compararlas con otras tarifas de luz del mercado libre puede ser clave para evitar que se produzca la subida prevista por el Gobierno de hasta 100 euros anuales, unos 8 euros al mes.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información