Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mascarillas quirúrgicas / EP

Un científico alerta sobre el error que muchos cometen con la mascarilla

José Luis Jiménez, profesor de la Universidad de Colorado, advierte del riesgo de no ejecutar correctamente las medidas de prevención de contagios

3 min

El científico español José Luis Jiménez, uno de los mayores expertos mundiales en transmisión por aerosoles, ha advertido en los últimos días del grave riesgo de contagio del coronavirus que corren muchos ciudadanos por el empleo incorrecto de las mascarillas, tanto por la forma de fijarlas al rostro como por los lugares en los que se hace uso de ellas.

En sus intervenciones en varios medios de comunicación, Jiménez se ha mostrado preocupado por las imágenes de TV que muestran cómo los ciudadanos españoles llevan las mascarillas.

Ajuste incorrecto

“La mayoría de la gente lleva la mascarilla muy mal. Esto quiere decir que la ajustan mal. Hay huecos en la nariz, en los lados, y por ahí puede el virus infiltrarse”, ha avisado.

Durante una entrevista en RNE, el experto ha hecho hincapié en que “no hay que pensar que porque uno lleva puesta una mascarilla ya está seguro”. Jiménez sostiene que su empleo reduce el riesgo pero no hace innecesaria la adopción del resto de medidas de precaución.

Espacios cerrados

“Las mascarillas funcionan si el aire que respiramos pasan por la tela del filtro”. “Así que hay que ponerle mucha más atención a que no haya huecos. Tenemos que estar todos 10 minutos delante del espejo viendo a ver, de las mascarillas que tenemos, cómo se ajustan y cómo lo hacemos para quitarles esos huecos”, ha señalado.

Además, el experto también ha llamado la atención sobre el riesgo que supone estar en lugares cerrados puesto que la mayor parte de los contagios se dan en ellos. De esta forma, Jiménez ha recomendado evitarlos en la medida de lo posible y también reducir el número de personas con las que se comparten.

Ventilación

El científico ha resaltado la paradoja que se da en muchas situaciones cuando los ciudadanos circulan por la calle con la mascarilla y después se la quitan cuando entran en un espacio cerrado. “Eso es totalmente al revés porque nos la quitamos en el sitio peligroso”.

Para los lugares cerrados, especialmente los hogares, Jiménez recomienda ventilar con frecuencia para echar fuera el aire que está dentro y meter continuamente aire procedente de la calle que no tiene virus.