Menú Buscar
Encierro de San Fermín

Del chupinazo al 'pobre de mí', 204 horas para disfrutar de los sanfermines más allá de los toros

En los últimos años, las fiestas de San Fermín han generado muchos titulares, y no precisamente por el entrañable y familiar ambiente que se respira en esta tradicional celebración

Yolanda Cardo
14.07.2019 00:00 h.
7 min

El famoso chupinazo da el pistoletazo de salida a una de las fiestas más internacionales y vibrantes del calendario patrio. Más de una semana entera de celebraciones, encierros, toros y mucha, mucha juerga. Pero los sanfermines son mucho más que todo eso, que no es poco. Son tradición, gastronomía, cultura, historia, son solidaridad, cordialidad y respeto pero, por encima de todo, son de todos y para todos.

Los encierros son el ritual más mediático y popular de San Fermín. Tanto para los que lo viven en directo como para los que lo ven desde el televisor, las ocho de la mañana es la hora. Puntuales y todos en sus puestos. Poco más de ochocientos metros en apenas unos minutos, ante nuestros ojos una multitudinaria carrera de infarto. Un intenso cortometraje de sensaciones y sobresaltos para una experiencia única e irrepetible.

Churros y baile

Recuperada la respiración, es hora de desayunar. Nos dirigimos a la churrería La Mañueta en pleno casco antiguo de la ciudad. Un establecimiento familiar con más de 150 años de historia (una de las churrerías más antiguas de España) que solo abre durante los sanfermines y algunos días durante el mes de octubre. Una dulce tradición que no se debe perder.

Churrería La Mañueta / YOLANDA CARDO
Churrería La Mañueta / YOLANDA CARDO

Con las fuerzas renovadas y el espíritu endulzado nos dirigimos hacia el Nuevo Casino para disfrutar del Baile de la Alpargata. Una de las actividades más populares y enraizadas de esta celebración. Debe su nombre al típico calzado con suela de esparto que formaba parte del traje tradicional y que en la actualidad está en desuso.

Los toros también son solidarios

Es poco conocido que las corridas de los sanfermines las organiza la Casa de la Misericordia, una institución benéfica fundada en 1706 que destina su recaudación al cuidado de ancianos​. El espectáculo taurino en el coso empieza al mediodía en el apartado, el escaparate social de la fiesta. Es el momento en el que se sortea y separa a los toros que saldrán al ruedo esa misma tarde. Una cita a la que acuden los toreros que encabezan el cartel, políticos, los famosos de turno y numerosos curiosos. Es la ocasión perfecta para ver y ser vistos.

Otra de las tradiciones más vistosas y menos célebres es el desfile de Caballeros. Una vistosa caminata hacia la plaza acompañando a los alguacilillos, las mulillas y la banda de música La Pamplonesa, que precisamente este año celebra su centenario. Conocido popularmente como paseo de las Mulillas, es otro de los actos más peculiares y además una buena manera de bajar la suculenta comida.

Baile de la Alpargata / YOLANDA CARDO
Baile de la Alpargata / YOLANDA CARDO

Sol o sombra

Tras recorrer unos quinientos metros, como comparsa de esta alegre comitiva, llegamos finalmente al templo taurino​. Un bello edificio diseñado por el arquitecto Francisco Urcola, que guarda grandes similitudes con la Maestranza de Sevilla, y que fue inaugurado en 1922.

Quedan por delante más de dos horas de una ceremonia única en el mundo. Sol o sombra, dos tendidos “fraternalmente enfrentados”, con ambientes y espectadores muy diferentes. A la sombra los más puristas y verdaderos aficionados a la fiesta, al sol el jolgorio de las peñas que trasladan el espectáculo de la arena hacia sus gradas. Ustedes eligen.

¡Buen provecho!

La gastronomía navarra goza de gran prestigio gracias a la calidad de sus productos y a la maestría y buen hacer de sus cocineros. Hay para todos los gustos. Si lo suyo es la cocina tradicional-creativa con especial atención al producto fresco y de temporada, el restaurante Alhambra o el espacio gastronómico Baluarte son una estupenda elección. Si es más de fraternizar con peñas y cuadrillas, las sociedades gastronómicas cumplirán todas sus expectativas. En estos establecimientos saborearán sabrosos guisos preparados por los socios. Sea cual sea su opción la satisfacción está garantizada.

Cocina de la sociedad gastronómica Napardi, una de las más antiguas de Pamplona / YOLANDA CARDO
Cocina de la sociedad gastronómica Napardi, una de las más antiguas de Pamplona / YOLANDA CARDO

Como ven, zambullirse de pleno en el ritual que marcan las tradiciones y recorrer las animadas calles del casco viejo luciendo el dress code en blanco y rojo es la mejor manera de tomarle el pulso a los sanfermines. Unas fiestas que mientras se celebran lo ocupan todo.

¿Pobre de mí...?  

Pobre de mí… reza el icónico canto que pondrá punto y final a estos intensos días. Pero las penas desaparecerán rápidamente en el bello y cercano valle de Baztán. A menos de una hora de la capital navarra en el Pirineo atlántico nos encontramos con un magnífico entorno de montañas, bosques y verdes valles.

En este bucólico escenario se halla el Hotel Balneario Elgorriaga, ubicado en la pequeña localidad que le da su nombre, en pleno valle de Malerreka. Unas modernas instalaciones en una extensa finca que alberga el manantial del que fluyen terapéuticas aguas, las más saladas de toda Europa, con valores muy similares a las del Mar Muerto, y que otorgan múltiples beneficios. Bastarán unas horas en su spa, un paseo a caballo por estos bellos parajes, recorrer el histórico jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz o saborear la cocina slow food de las hermanas Luzuriaga en el restaurante Donamariako Benta, para olvidar en tiempo récord todos nuestros pesares. Garantizado.