Menú Buscar
Cesta de navidad

Cestas de Navidad, una tradición que no pasa de moda

Comodidad y economía convierten la compra online de Cestas de Navidad en una opción en auge

6 min

La Navidad está marcada por la tradición y una de las más arraigadas es obsequiar a los empleados con el famoso lote navideño, compuesto de alimentos y bebidas típicos de la época. La imagen de hombres y mujeres paseando la característica caja de cartón volverá a las calles dentro de pocos días. También empezarán a circular cestas de todos los tamaños y composiciones, desde las más clásicas, repletas de licor, turrones y embutidos, hasta cestas de Navidad originales y sorprendentes.

El sector de las lotes navideños está ya inmerso en una actividad frenética. La temporada se prevé favorable, como ya lo fue la anterior. Desde hace unos tres años, la costumbre ha vuelto con fuerza a las empresas y los encargos se suceden. Atrás quedaron los años de crisis en los que la venta de cestas llegó a caer hasta un 40%. A estas alturas, la mayor parte de empresas ha encargado ya sus lotes y el producto está esperando en los almacenes el momento de su distribución.

Orígenes romanos

El obsequio de lotes navideños está muy arraigado en España, pero la tradición viene de lejos y se localiza fuera de nuestras fronteras. De hecho, su origen se remonta al impero romano y tiene nombre propio, sportula. El término hace referencia a una costumbre antigua entre los patronos, que consistía en regalar a sus subordinados un canasto con alimentos. Su nombre era sportula y estaba hecho de mimbre.

En España, la tradición se implantó en el siglo XIX, cuando los estamentos públicos empezaron a obsequiar a sus empleados con lotes de comida coincidiendo con la Navidad. Pero no fue hasta mediados del siglo XX cuando la práctica se extendió a la empresa privada.  El desarrollo de la actividad industrial, unido a los avances en materia de derechos laborales, propició la aparición de nuevos conceptos retributivos, como el famoso aguinaldo y el regalo del lote de Navidad.

Hoy, la costumbre se mantiene, pero adaptada a los nuevos tiempos. Las formas y contenidos han variado, aunque el espíritu del obsequio sigue siendo el mismo.

Componentes de una cesta de Navidad

Los componentes típicos de una cesta de Navidad son los  turrones, los dulces navideños, los licores, y el vino. A partir de aquí, puedem haber múltiples variantes, que atañen tanto al continente como al contenido. Los productos pueden presentarse de múltiples formas: cajas de madera o cartón, cestas de mimbre, baúles, estuches, etc. Además de una buena presentación, se busca el aspecto práctico, que permita reutilizar el recipiente para posteriores usos.

La evolución de los lotes navideños se percibe también claramente en los contenidos. Aunque la esencia es la misma, las exigencias sociales en materia de alimentación han variado y eso tiene su reflejo en las cestas. Hoy podemos encontrarnos desde cestas para veganos, que no contienen productos derivados de animales vivos, y hasta sin gluten. También hay surtidos que incluyen dulces sin azúcar o que han substituido los vinos y licores por bebidas sin alcohol.

Las cestas de Navidad de chocolate son otra variante que también triunfa. En ellas no encontraremos turrones ni mazapanes; los elementos estrella son los bombones artesanos, las catanias o las trufas y se suelen acompañar con cavas brut nature. Este tipo de combinación entra dentro de la categoría de cestas gourmet, en las que cobran protagonismo la originalidad y los productos selectos. La variedad es inmensa y se adapta también a las modas. Por ejemplo, una de las elecciones con más éxito es la que incluye productos para elaborar gintónics, como ginebras Premium, tónicas de calidad superior y especias (cardamomo, enebro, flor de hibisco, etc.), todo presentado en estuches exclusivos.

Canal online

Otro de los aspectos que demuestran la evolución de este sector hace referencia a los canales de distribución. Hasta hace unos años, los encargos y transacciones comerciales se efectuaban vía teléfono o con visitas presenciales; ahora todo puede gestionarse por internet. Existen empresas especializadas que solo operan a través de la red. Es el caso de Savidal, que posee más de 9.500 clientes a nivel nacional.

La gestión y distribución de cestas a través de los canales online permite ahorrar tiempo y dinero. Además, los clientes pueden recibir los pedidos en su empresa o en su domicilio particular en un plazo máximo de 24 horas.

Precios para todos los bolsillos

Para muchos empresarios, pensar en el lote de Navidad supone un quebradero de cabeza a nivel de presupuesto, Sin embargo, el mercado es tan amplio que no es preciso invertir mucho capital. El mercado online ofrece lotes muy correctos a partir de 10 €, que pueden incluir vino, turrones y neulas artesanas. A partir de aquí, la gama de precios es amplísima. De 200 € para arriba, podemos encontrarnos con cestas de Navidad de 2 y 3 pisos, en las que no faltan el jamón de bellota y los componentes más selectos.

--

Contenido patrocinado